Top Banner
MATRYOSHKA Lorena del Hierro
42

Matryoshka - Lorena del Hierro

Jun 19, 2015

ReportDownload

Documents

MATRYOSHKALorena del Hierro

MATRYOSHKA

Inmvil como una MATRYOSHKA de madera sola comienza el descenso bajo la piel. As comienza el poema que da ttulo a este poemario; as el camino que me llev a escribirlo. La matryoshka, inmvil, se abre la primera piel en el origen de un desangre a deshoras, en una operacin en quirfano urbano, nocturna, insomne; se abre la primera piel en una mujer que no es ms que muchas mujeres de la misma madera, iguales pero diferentes todas. Matryoshka es el resultado de un trabajo de diseccin llevado a cabo a lo largo de tres aos, el desenlace de una operacin solitaria que trata de ir sacando a jirones la piel, esa que duele, y que termina resultando ser una autopsia emocional que llega hasta las vsceras, hasta el mismo punto donde el estmago se hace hambre. As encontramos cmo, desde un sof y con la nica compaa del manido sonido del teclado, una mujer abre sus capas en esa intensa bsqueda. Cmo, a partir de las doce de la noche, una turbia cenicienta destapa la realidad interna y encuentra, primero a su hurfana, una nia que mira raro, un largo viaje en tren, fotogramas en blanco y negro, ventanillas, huida y maletas; cmo la hurfana se abre, y encuentra soledad, desarraigo, voces externas, una urbe insolentemente lejana que re desde un balcn a la una de la madrugada. Y es la noche, y una mujer fuma dudas, y fuma, y duda si entrar a la sangre, si abrir ms y ms, si mancharse de rojo las manos, si abrazar al canbal que llora desde el grafitti del solar que habita sus tripas. Y es entonces cuando la melancola se impone a la fuerza, cuando la mujer rabia despierta desnuda en la cuarta capa.

Cuesta arriba una mujer en el extremo del trayecto, en el clmax de esa especie de viaje inicitico se encuentra mueca, ltima maciza y burlona que lo nico que sabe es que ha salido viva.

Lorena del Hierro

MATRYOSHKALorena del Hierro

El Poeta es un prncipe, gran seor de las nubes, cuya casa es el viento, que no teme al arquero; desterrado en el suelo entre el vil gritero, sus dos alas gigantes no le dejan andar. Del poema El albatros CHARLES BAUDELAIRE

Para Rous, por deshollinar mi voz.

I. Orfandad

Mujer con maleta

Es la ciudad y anochece, y va en la mano de una mujer una vieja maleta de ruedas, zigzaguea por el agrio amarillo que una farola dibuja en el traquetreo de una sombra que viaja cosida a la mano, al destino, a unas vas de tren recogiendo los pasos de una mujer sola. Y camina ya largo la maleta, no, digo, la mujer con maleta de ruedas pintando una lnea amarilla, rabiando de fro apretando los labios mordiendo por dentro la boca escocida de tanto murmurar dudas. Y atrs quedaron los gritos, los nios espantando mendigos y palomas, atrs quedaron las preguntas escritas en un ptalo de una mariposa en el hombro, atrs las personas y las casas las cadenas con delantal y el mimbre, como si aniquilara al reloj un paisaje de tren a travs de una ventanilla.

I. Orfandad

Y se van, se van los molinos de viento los fantasmas blancos de papel sacudiendo sonrisas, tierra y cielo tras el cristal a la velocidad de una burbuja. Es la ciudad y anochece, anochece sobre las caderas de una mujer que camina, y rompe el silencio la agona de unas ruedas sobre la acera, el traqueteo del tren recorriendo la garganta de una muda... Camina sola una mujer con maleta triste en la mano derecha. -2-

I. Orfandad

Ausencia

Sufriendo la ausencia de un beso robado a la distancia corta, de una palabra no escuchada de una silueta que emerge en sombra del centro del pecho. Sufriendo el silencio del anonimato de las idnticas gotas que resbalan sobre los prpados del centinela dormido, callando lo que no est escrito lamiendo la boca del animal que aguarda tras el tronco del muerto, tiendo de sangre mi pelo y rompiendo en races las vsceras de una perra.

I. Orfandad

Collage de adulto

De la infancia solo s de un pjaro herido, de costillas temblorosas golpeando las falanges de una nia, de la infancia es una boca abierta una bofetada en el envs del alma, un camino sin relieve sobre las mazmorras del hgado. De la infancia es un collage de revistas en las transfusiones de una virgen, los colores malva y miedo en el pasillo, los secretos encogidos en las noches de los puos y es el grueso de una manta lo que calla la cisterna, de la infancia son los ojos paseando las narices de un adulto glido a la llama del colchn que mortica. De la infancia no s ms que verde hierba en las nalgas del sol, puzzles desmontados y una mantis en la rama de mentiras de pinocho, es de infancia la matriz de un bocadillo pariendo en plata y sed las dos caras de la luna.

-4-

I. Orfandad

Escenarios

Una mujer habla sobre la tapia, un hogar de hurfanos levanta los brazos y slo la luz analiza su vrtigo, las piernas enloquecen y se frena el aire sobre la boca de la mujer y los nios abajo juegan, pelean por un camin de bomberos amarillo xido de lucha y de mocos y de humedad en las manos. Una mujer calumnia, tres soldados sellan con cemento las plantas de sus pies, abandonan al animal otro hurfano. Una mujer y la tortura de un ladrillo sobre la mesa, el mantel de cuadros y esa seora harta de lgrimas de cebolla. Una mujer enhebra sombras, dudas, se tumba sobre la arena de la playa, calcica los pensamientos y se duerme, mientras, los ojos, encierran la edad de los nueve y los gritos de otros nios, el sonido de las palas juega y el mar mece la mejilla contra el sol. Una mujer planea, cuatro techos sobre el mundo que parte las alas, un tendido elctrico y cae desmembrada sobre el asfalto, escenario del teatro que llambamos cielo.

I. Orfandad

Es la noche

La noche es el lunar gris que alberga la espalda, es la ltima calada en el rincn del moribundo, la textura de un aller perdido entre las vetas del mrmol. La noche es el amago de la saliva, manida gota de lluvia tras los cristales, el terror diminuto sobre la almohada de incienso metalizado en bruma, es la punta del pual del asesino que aguarda tras el hombro. La noche es el gemido de una cisterna a deshoras, el sangrado de una virgen, el ocio cuentagotas de un grifo impertinente, es la noche una tsica errata al pie de un sueo.

-6-

I. Orfandad

Una loba alla serenatas en tiempos de guerra

Una loba da vueltas en torno a una hoguera, sus pasos regulares, enfermizos, armonizan el vaco ese silencio que da la oscuridad. Una loba huele, vacila, levanta el hocico y revienta en la intimidad a la luna, mira jo y dilata las pupilas al mximo, caza su propia respiracin.

I. Orfandad

Cenicienta

Tocan las doce de la noche, una mujer desviste sus andanzas al borde de una cama, caen de golpe las voluntades y con lo poco que le queda de fuerza enciende un cigarro, entorna los ojos y saca el bistur entre las sbanas. La diseccin comienza, primero el disfraz segundo la piel tercero una nia pequea que no debe llorar aunque lo desee con fuerza. El acero tampoco alcanza hoy a llegar al fondo, es tarde, ser cuestin de coserse otra vez y dormir y esperar a que lleguen de nuevo las doce disfrazada de turbia cenicienta.

-8-

II. Desarraigo

Imagina

T, que cruzas la calle con un animal atropellado en el bolsillo con la mscara de verdugo cosida al antebrazo, de demonio encajando bolillos de rutina bajo la mesa, t, que desarmas la cintura de una decisin cabalgando en un borrico de culo gordo, lento como un almanaque, que barajas las direcciones aparejador borracho de tinta, que calumnias que en voz baja que sigues. T, que cruzas la calle y cruzas de trabajo y cruzas tu obsesin de asesinar animales domsticos, que cruzas todo lo larga que es la luna acostada, dime adnde vas, hacia dnde diriges el vuelo de tus alas rotas, hacia dnde tus pisadas, matarife de mascotas suicida putero y nico ahorcado en el luminoso del nmero catorce de la avenida... Abre los ojos, imaginas lo difcil de ser invlido y no saber dnde ests?

II. Desarraigo

Versin original

-10-

Noche tranquila, motores de fantasmas componen la versin original de una nueva pelcula, la cancin de un largometraje a cmara rpida. Motores de coche invaden la atmsfera, la respiracin de la casa que habitas, uno arranca, parece que va a marchar solo porque a estas horas ya no existen las personas., y te recuerdas sabueso de una prosa que no llega, de un poema o una palabra que no es ms que tu propia soledad enfundada y sin nombre. Y ahora es, desnuda de vida urbana cuando tiemblas, te sientas frente a la cmara para intentar desquiciar de nuevo tus propias entraas bailando en cada letra, paseando tu palo de ciego por los rincones ms sucios del mundo, y ya no buscas, tan slo planeas situndote entre una mera espectadora y la voz que desangra una noche.

II. Desarraigo

Sed

De salitre se ha teido el metal de la nia bicicleta, los pedales que apresuran el canto de baldosas, el crculo animal dibujado en la piel, de salitre perlas en salmuera lquida macerando pechos, metal vicioso del carmn en las pestaas, sangran las voces del extremo de una falda y pedales urgentes replican salmos, labios salitre apuran un rubio y escupen el humo por las tibias.

II. Desarraigo

Esbozo de sueos

Sueos son guras cotidianas embadurnadas en betn soplando castillos de humo, merodeadores declamando ebrios en un solar urbano, termitas recorriendo la garganta del gato persa, un sonmbulo desnudo a la puerta del wc woman. Sueos son recortables, surtidos de marionetas pudrindose de polvo en un estante equivocado, carreteras que no terminan en stop, voayers palideciendo un invierno y sobre el metal de la ventana el hambre. Sueos el endecaslabo que no suena, el viaje hasta el punto del planeta donde no hay gravedad que tira al fondo.

-12-

II. Desarraigo

Lejana

No es posible haber perdido la grava de los bolsillos, no tener un cementerio de animales, un cielo y no es posible una mano cruzando los pasos de caverncolas urbanos hacia el suicidio, no es posible haber perdido la costumbre de sacar los piojos al pelo. No es posible caminar sin contar las suturas, cemento es lava bajo el blanco del paso de cebra, no es posible olvidar que hay grasa bajo los cuerpos, callar cuando se quiere hablar no espiar tras los zapatos rojos y una puerta, no es posible dejar de caminar descalzos y hacer las cosas una sola vez, mirar cuando no es posible construir palacios tristes dentro de una habitacin.

II. Desarraigo

Noche

Las palmeras se inclinan, los autos alineados duermen el motor de aquel discpulo, los brazos se asoman por la barandilla de una respiracin. Se mira las manos y los dedos abarrotados de uas que no terminan de salir por el oricio de las penas. -14La estampa le acongoja le llena de disparos la cabeza, y comienza otra vez aquel movimiento extrao entre las sienes aquel bullir aquel despedazarse las articulaciones hasta quedar una sola, aquellas tiras de la piel que caen ocultando para siempre al sol del enclave de las palmeras. Le gustan, le gustara tener una de ellas simplemente para abanicar su inerno y sudar a la serpiente de cabezas que se ha colgado de su frente.

II. Desarraigo

Survival News

Las esquinas orinan el aburrimiento de los perros caniches y de humanos con pelos en la planta de los pies, rostros ambiguos se giran y el paso de cebra se abre en el centro de la piel ciudad, las cicatrices se suturan con los cables de la luz, y ya no existe ninguna mariposa viva... Robots que ngen dar rdenes conservan en formol el ltimo excremento del hombre ms viejo del censo, oxidan los pensamientos largos y escupen sobre los trboles tornillos con forma de lgrima. Los grattis gotean sangre y son engullidos por la piedra pared que fue su madre y las plantas carnvoras vomitan bulmicas litros de alquitrn sobre la acera.

II. Desarraigo

Insomnio

-16-

Mejilla derecha sobre prpado abierto, espalda del ausente entonando cancin de cuna para un adulto que recuenta listas de muertos y de lluvia tras el cristal, y no se secan esta noche las estrellas, y las ruedas salpican en la frente cada cuatro segundos al que tumbado sobre mejilla sobre prpado derecho entreabierto no duerme, respira. Colchn del insomne, borregos enredados en las telaraas de un reloj de paredes entre sbanas a oscuras, y slo arropa una luz en la ventana una cortina sobre el neumtico ahogando el ltimo ladrido. Urbe, noche, espejos sin reejo.

III. Melancola

rbol negro

Me perdonas que cuando todo me hierve una estela de hielo se me esconda entre los labios, que amordace las palabras con escarcha me perdonas que est seca de gemidos, que no alle ni siquiera por las noches cuando allan las estrellas, que entre terca en esos sueos que golpean a mi almohada y adormezca las ideas en pantanos desbordando los colchones. Me perdonas, que no me vuelva mientras camino tan derecha que doy miedo, tan derecha que ese temblor de hoja que es muy mo no se note. Me perdonas que no me abastezca de caricias, que salude a aquella anciana, servicial, que le ayude a cruzar y que no vea que las migas van cayendo del bolsillo. Me perdonas por lo altiva y militar por lo insolente de mi lengua alando pupilas a las seis de la maana, me perdonas, que no parpadee, que no respire, que mientras la nostalgia rebate voluntades crezca un rbol negro dentro de m ?

III. Melancola

La soledad

-18-

La soledad huele a respiracin quieta, a unos ojos entornados asomndose al balcn del edicio, a unos labios que rehuyen del carmn en el espejo, otra vez, la soledad huele a miedos reencarnados en dolores, a la palabra exacta que no brota del gaznate de la musa. La soledad huele a tierra y a su lenguaje crujiendo en vertical, al tachn nmero uno en un calendario de mesa, a grgolas burlndose de la caverna del insomne. La soledad no duerme, habita en la entrevela de la sangre, tiene forma de guante que aprieta de cintura para arriba, el sabor de piel lejana que esconde entre gemidos un televisor en marcha, tiene forma de tortura que rasga el pulmn izquierdo de manera esquizofrnica, otra vez. La soledad es de noche todo el da, tose cuando no la ven es seca y hace lgrimas de cera, es la ausencia de sonidos cuatro paredes y una imagen para guardar en una retina opaca.

III. Melancola

Cuesta arriba

A veces cuesta desviar el lagrimal hacia el lado de lo urgente y no avivar la sensacin de fro, cuesta revolotear sobre la decisin de tropezar dos veces y no abrirse las venas con las cuerdas de un teclado, a veces cuesta callejear desde el colchn cada dos horas de sueo una pastilla para dormir con luz, cumplir el calendario intransigente de una hormona, descifrar el entresijo de palabras en un jardn zen y deshojar la margarita, a veces cuesta salir de unas manos de leche de burra domesticada en vano, adivinar un silencio, parir dos fonemas seguidos y en la pereza reconocer un circo triangular, a veces cuesta sacudir enteros contra las paredes sin turbar la punta de una pluma de paloma. A veces cuesta desviar el lagrimal hacia el lado de lo urgente y no avivar la sensacin de fro...

III. Melancola

Cadena de noche

Nace de una cabeza tendida sobre la almohada frente sudando tu olor, de sueos enlazando una cortina en el vaho que riega el cristal, nace de aquel mar atando a las entraas el vrtice de la paciencia. Nace de la cancin y el titubeo, de sombras vestidas en traje de domingo, de piernas cruzadas y un suelo hiriente, nacen voces repartiendo a diestro y siniestro mudez entre los rescoldos, de margaritas de corazn y terciopelo amarillo. Nace de un suspiro, de una vagancia en las letras, del negro sobre el fondo y blanco de una lengua que empuja los besos y emerge en eslabn y hierro sobre la nube. Nace y muere en una cabeza tendida sobre la almohada frente sudando tu olor.

-20-

III. Melancola

Silencio

Se acurruca en el lado izquierdo de la pelvis, notas quebradas para no enarbolar su furia, femenino el silencio, sombra redonda y el comps de unas caderas, dominador de espacios, reguero de puntos suspensivos sobre la piel, minutos estancados y las pupilas se dilatan. Se acurruca, forma una paloma en el esfago, parntesis de dureza contra el cristal, descalabro de una cantinela de lluvia, amasijo de latidos y el vaivn de un fantasma detrs, se acumula y es colapso de lunas, habitante de sombras en el envs de una tecla. Rimel amarillo para la orquesta, juego de cbala tras el verso que no escupe todo su jugo, alimento del lagarto al sol, silencio es batiendo palmas la desnudez del grito en una silueta.

III. Melancola

Esquizofrenia lingual

Esquizofrenia y noche, un hombre y su linterna buscan parir un puado de palabras que identiquen a la madre creadora del latido de la lrica, de las pinzas de tender coladas de ropa vieja. Luz semimuerta, unos folios aturdidos bailan locos, y unos ojos entornados cuentan lingistas saltando una valla, griegos y romanos en la soberana de la letra burlan al animal desquiciado que les ronda, tercera noche consecutiva buscando carroa. Amanece una mano llena de palabras enredadas entre las venas, el capullo de una rosa que no se abre ante la lengua del sabio, el crculo de un pez con la boca llena de colas.

-22-

III. Melancola

Dibujo

La oscuridad es cmplice, y una mujer llena de cajones y anhelos traza el roce de una piel. Olvida las voluntades, deja al cielo el esfuerzo de la tregua en la saliva del ausente besando el aire. Un fragmento, una sombra, una foto de calle exhala la decadencia de una caja de pinturas dibujando una cama invadida por locos. Mejor no pensar, mejor no enjugar el rostro en ores que aoran un campo de abrazos recogiendo miedos.

III. Melancola

Marcha

-24-

Vuelvo los ojos y la tierra quemada, la inmensidad y un reguero hojarasca que se aleja, irremediable, pasiva, todava el humo, la ceniza se levanta cada vez que mis ojos vuelven, un pjaro lanza desde el cielo una echa, el preludio de una cancin. Vuelvo los ojos y veo la espalda de un rbol que separa las races del polvo retumbando el suelo. Vuelvo, y los ojos se hacen agrios, deshojan ptalos de la margarita que qued, otro muerto, otra nostalgia ms, adornar la estructura de un gigante pariendo un paisaje amarillo, cemento y noche, bruma, y no ests. Vuelvo los ojos y el paisaje asolado, un duende burla el hilo rojo, una multitud quema las cortinas del cielo y el torso se desdibuja bajo el buitre que ronda los restos y extirpa babeando su propia inmundicia. Vuelvo la mirada, a mi lado un tnel y no te puedo tocar a travs del cristal, vuelvo los ojos y me nutro sed de un terreno aniquilado.

IV. Vsceras

Yo me declaro

Yo me declaro mujer caballo de tu angostura, me declaro sangre, distole de tu ritmo cavidad del arco. Yo me declaro captulo de tu lengua, mujer en crculo canbal del omplato que te enfunda. Yo me declaro hormiga funeral de pan sobre el mantel, me declaro cirujano biliar del mundo mujer cirujano biliar yo me declaro reejo, abatido doliente me declaro despojo Yo me declaro amazona virgen oscura piedra bruta, me declaro zagun de los pasos, mandolina sobre un colchn de cuerda. Yo me declaro vino, macero de la burbuja rojo y sangre me declaro, distole de tu ritmo cavidad mujer caballo de tu angostura.

IV. Vsceras

Ceguera

-26-

Hay cadenas que no son hierro, son sangre y vsceras, unin de dos arterias en el punto donde el estmago se hace hambre. Hay cadenas que son lazos sin cierre, sin el xido helado de una cavidad, que son nudos sofocantes araando esfagos lava y venas manos y dedos entrelazados ahogando espritus en el despertar y un catre. Hay cadenas que son tramas oscuras haciendo y deshaciendo trajes de moribundos en el preludio del cansancio, que relamen la prxima gota de sal y suben por la garganta retando la voluntad del maldito hasta alcanzar la boca. ... Y ahora s hay hierro en la mirada xido en la punta de la frente, y enloqueciendo de rabia en afn de querer respirar aletea y llega el torrente de agua salada y caen caen lgrimas sobre cadenas... ceguera de un animal.

IV. Vsceras

Catarsis

La luna sigue viva sobre el mstil, la luna late, es nica luz de un pecho y hay lgrimas en estado de hibernacin. Queda todo tan destruido y tan lejos, queda todo tan extrao como extirpar el rgano vital ms grande y dejarlo desangrar sobre el alfizar de la casa de campo. Es cclico, la luna est viva la luna sobre el cielo, la luna crece decrece se muere y rabiosa nace otra vez para ocupar su lugar en lo ltimo. No es ms extrao ni ms sencillo ni ms doloroso, es extirpar el rgano y dejarlo desangrar sobre el alfizar de la casa, paraso con goteras en instantes concretos de techo.

IV. Vsceras

Introspeccin y hambruna

-28-

Desde la madurez del pauprrimo sol, se incuba la sed entre los senos, el pensamiento del que lejano muerde el aire, del que con la la primera de dientes arranca el tumor benigno que estalla en el cuerpo; trax lleno de suspiro y sangre, marea que lleva el barco de derecha a izquierda, de izquierda a derecha de cada pecho, busca a tientas el dial de un plpito ahogando con la almohada de matar su gemido. Correa de plumas colgando abanicos sortean las echas del clculo. Desde la invencible madurez de la ignorancia se incuba la sed de lenguas, el deseo de un puo que se cierra en la cintura, las teclas de un piano de carne y hueso salpicando la geografa de pecas. Desde el hambre, desde la invalidez del ansia, desde el vrtice del edicio se extraa el nal de unas extremidades marcadas por la dentadura de un canbal. Caen soldados todas las noches, caen soldados todas las noches y trituran con sus nalgas las fosas sin archivos.

IV. Vsceras

Latido

Las frentes sudan en la guarida de un sol que repta por los poros del cabello cuna de los suspiros. Jadean los nudillos, tropiezan los labios y un secreto se deshace bajo la llave de un lunar cerca de la boca, bajo el arranque de prendas en un bao de lenguas en mieles. Retorna el numeral de la caricia, buscan los besos la sal de lgrimas embrutecidas de carne y anochece, el pecho asoma en el cielo de una luna en la palabra de un pezn que se entrega a un plpito cerrando sus ojos Laten dos lucirnagas en oscuro.

IV. Vsceras

Angustia

-30-

Pisadas de fantasmas en un pasillo olvidado, cuadros de esqueletos de equinos cubren paredes empapeladas de cinismo, dos dedos imaginarios trazan alrededor de la comisura de la boca lneas en el punto donde emerge un llanto, manos sobre la cabeza, cuervos picoteando a una mujer desnuda angustia y grito mudo buscando el aire para respirar, al menos respirar mientras arranca fantasmas, piel y picos de un cuerpo ausente de sol. En la noche un espejo se llena de ojos, de lneas en la comisura de los labios y de una mujer escondiendo su existencia entre rodillas... Fantasmas vuelven planeando al pasillo, habitan sobre el marco de los cuadros cadveres de equinos colgados sobre un rbol seco.

IV. Vsceras

Plvora

La mujer tiene el cerebro lleno de plvora, granos que gravitan en la cornisa de sus cavidades, en el espacio reducido entre dos plpitos. La mujer desgrana ansias y la plvora penetra entre sus sienes, martillean los prpados, la noria gira sueos y un hombre que se aleja y es la niebla. Hace fro, una noche y la mujer esconde sus pies en el tero caliente, mirada a la espalda del que circund sus entrevelas, plvora que confunde la niebla con el fro con el humo, unos labios torturados de nen, luces frotando los mitones de un mendigo, pidiendo una moneda para comenzar otra vez a morir. La mujer mendiga un silln para recostar al muerto que transporta bajo el brazo, al fusil apuntando a un gigante de ventanas a la calle que cierra sus cortinas para siempre. La mujer atraviesa pisadas sin sombra, aprendices siluetas amparadas bajo la luz de una farola, y es la acera la que brilla, la que arde bajo el crter, es la acera la plvora del nervio que desangra la palabra equivocada. Es muy tarde, alguien cabizbajo de mugre tiene el cerebro lleno de plvora, granos que gravitan la cornisa de sus cavidades y penetran con olor circular a sangre de vientre. La mujer tiene sed, y esta noche la acera arde, bajo el neumtico alla charcos de tristeza mientras los sueos caminan lejos.

Matryoshka

Inmvil como una matryoshka de madera sola comienza el descenso bajo la piel. Es la madre primera. La hurfana. Bajo el oscuro rincn se abre la primera capa, una sonrisa forzada se pinta agridulce y recibe la sacudida de olvido. Es la madre segunda. La desarraigada. Se abre lateral la enorme barriga y asoma un corazn sangrando cogulos con forma de navaja de media luna. Es la madre tercera. La visceral. La sal empapa la cicatriz, un torrente de diminutas lgrimas heladas calcica otra gura. Es la madre cuarta. La melanclica. Una pequea y maciza asoma sacando la lengua. Es la madre ltima. La puta.

-32-

MATRYOSHKAI. Orfandad - Mujer con maleta - Ausencia - Collage de adulto - Escenarios - Es la noche - Una loba alla serenatas en tiempos de guerra - Cenicienta II. Desarraigo - Imagina - Versin original - Sed - Esbozo de sueos - Lejanas - Noche - Survival New - Insomnio III. Melancola - rbol negro - La soledad - Cuesta arriba - Cadena de noche - Silencio - Esquizofrenia lingual - Dibujo - Marcha IV. Vsceras - Yo me declaro - Ceguera - Catarsis - Introspeccin y hambruna - Latido - Angustia - Plvora Matryoshka 1 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32

Indice

Dibujo de Aldo Alcota para MATRYOSHKA

Lorena del Hierro (Valencia 1972). Nace por voluntad propia en Valencia la maana de un 21 de Julio de 1972. Los dos primeros aos de vida los dedica a agrandar su corazn llorando, un consejo de su abuela, por lo que pudiera venir. De naturaleza quieta y vacilante, la nia crece con la incertidumbre de si al nal vali la pena haber salido de ese escenario que llamamos cielo. Opta por vivir y poner a madurar al sol su techo de estrellas. De esta manera, a partir de los diez, comienza a llenar de palabras su cabeza, mientras la vscera canalla se inundaba de todo lo dems. Hoy, la poesa es su tabla de salvacin, el engranaje de esa vida que nunca consigue llegar a ser perfecta.

Coleccin: Transfusiones. Directores de la coleccin plaquetas: Aldo Alcota y Guillermo Roqus. MATRYOSHKA Texto: Lorena del Hierro. Diseo: Guillermo Roqus. Dibujos: Aldo Alcota. Maquetacin: Guillermo Roqus. De esta edicin: Transfusiones Plaqueta MATRYOSHKA. C/ Guardia Civil 22, esc 2 pta 33. 46015 Valencia. e-mail: elgescolo@hotmail.com Registro de la propiedad intelectual. Nmero de solicitud: Primera edicin: 2010

Ninguna parte de esta publicacin, incluidos el diseo de la portada, las fotografas y las ilustraciones, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera o medio alguno, sin permiso previo de los editores/autores.Este libro fue impreso en Valencia en Junio 2010

Welcome message from author
This document is posted to help you gain knowledge. Please leave a comment to let me know what you think about it! Share it to your friends and learn new things together.