Top Banner
SEPTIEMBRE / 2006
36

Eugenio Siragusa

Nov 24, 2015

Download

Documents

Welcome message from author
This document is posted to help you gain knowledge. Please leave a comment to let me know what you think about it! Share it to your friends and learn new things together.
Transcript
  • SEPTIEMBRE / 2006

  • RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 2

    EEn el transcurso de un ao y medio se nos han ido, Luis Jimenez Marguenda,Fernando Jimenez del Oso, Paco Padrn y ahora mismo Eugenio Siragura.Realmente toda una generacin de pioneros dentro de la fenomenologa ovni se

    han marchado dejndonos la nostalgia de su genio, su valenta y de sus enseanzas.

    En este caso ha sido Eugenio Siragusa, el famoso contactado de los 70, quien a sus 87aos de edad, ha podido finalmente reunirse con sus hermanos del Cosmos. Eugeniocreo el Centro Studi Fratellanza Cosmica, siendo este centro un lugar de encuentro demuchos investigadores que se asomaron tmidamente al fenmeno del contactoextraterrestre.

    Se pueden decir muchas cosas de este gran hombre, pero sin duda todos estarn deacuerdo, en que su valenta, propici una apertura mental y de conciencia hacia elfenmeno extraterrestre, como nadie en Europa lo haba logrado. En su da lleg areunir cerca de 50.000 personas en torno a si, pues su fama y sus menajes llegaron atodas las latitudes del mundo.

    Aprendimos mucho de l y con l. Tuvo el mrito de abrir caminos , se sembrarinquietud, de enfrentar las viejas ideas con postulados sorprendentes que formaron ennosotros un nuevo concepto de Dios, de la doctrina, de la Fsica, del espritu y delporqu de la vida misma.

    Fue honesto. Durante toda su vida, no pidi nada a cambio de su enseanza. Nosectariz, no sac partido econmico ni rendimiento alguno a sus mensajes,conferencias e intervenciones. En este sentido fue simplemente ejemplar.

    Gracias, querido Eugenio por tu enseanza, por tu generosa entrega y por tu espritu deservicio hacia todos nosotros. Nos abriste las puertas para poder hoy volar connuestra imaginacin al encuentro de tus hermanos Csmicos. Gracias de todo corazn.

    Se que este pequeo informe se queda muy por debajo de cuanto podramos habercontado de ti, pero se trata de darte un pequeo testimonio pstumo de nuestro carioy reconocimiento.

    Gracias, maestro..Lice Moreno

    EDITORIALEDITORIAL

  • EUGUENIO SIRAGUSA 3

    La noche del 16 de Marzo de 1916 el prnci-pe Youssoupov, verta un poderoso venenoen la copa de Grirgori Rasputn. El monje

    que haba trado en jaque a toda la aristocraciarusa. Amigo personal de los zares, intrigantepersonaje, con don de profeca y con un inmen-so carisma espiritual. Era de una u otra manera,debido a su influencia el verdadero Zar deRusia.

    Los comensales esperaban de un momento aotro que el santn cayera postrado entre lasviandas de la cena, pero lejos de esto, el propioveneno pareca darle an ms nimo y msfuerza. Convencidos de que no morira, el prn-cipe dispar a bocajarro varias veces sobreGrigori, pero los proyectiles mezclados con elvino que haba ingerido dieron an ms fuerza almonje. Desesperado, Youssoupov, termin por

    apualarle entre las sombras de la noche. Ni aspudo terminar con Rasputn. Finalmente optpor tirarle por el puente al ro helado del Neva.El cuerpo del monje loco nunca fue encontrado.Al ao de su desaparicin, tal y como l mismohaba profetizado comenz la Revolucin Rusa. El 25 de Marzo de 1919, en la ciudad deCatania, en la isla de Sicilia encarnaba entre loshombres el mismo monje ruso, pero con otrocuerpo, con otro nombre y con otra misin. Elnio nacido se le puso por nombre Eugenio ytom el apellido de su padre Siragusa. Estenio, adems de ser la reencarnacin deRasputn, habra sido en otras tantas vidas, elConde Cagliostro, Giordano Bruno, el apstolJuan; el discpulo amado de Jess y en el tiem-po de la Atlntida el propio Hermes Trimegistro. Tal era la historia que circulaba entre los miem-bros del Centro studi de la FratellanzaCsmica en relacin a su fundador y maestroEugenio. Se estimaba que el nmero de segui-dores directos e indirectos de dicho centropodra alcanzar la cifra de cincuenta mil perso-nas en todo el mundo. Sin duda EugenioSiracusa y la Fratellanza Csmica fueron unode los fenmenos de contactismo ms importan-tes de la Historia.Eran cerca de la seis de la maana del da 25 deMarzo del ao 1952. Ao de la desintegracindel tomo de hidrgeno. Ao en que las fuerzasextraterrestres haban vuelto locos a los diver-sos gobiernos del mundo entero, con sus apari-ciones. Eugenio se dispona como cada da aacudir a la oficina de arbitrios donde trabajaba.Estaba esperando al autobs, mientras el fro y

  • RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 4

    la humedad del mar se le metan entre los hue-sos. Un da ms! Deca para si- Y ademscumpliendo treinta y tres aos. Su mujer y sushijos se haban quedado dormidos mientras l,en la soledad de aquella madrugada, senta unatremenda soledad en la desierta y montonaparada de autobs. Un extrao reflejo atrajo su atencin. Parecavenir del mar. Poco a poco el reflejo se hizo msgrande hasta el punto de salir del agua, pero nocomo una luz, sino como un disco volador plate-ado que con suave zumbido, se puso encima desu cabeza. Eugenio se qued petrificado. Nopoda reaccionar. Luego un rayo de luz sali delOvni y le golpe, compenetrndolo totalmente.Subi al autobs, pero unas terribles nauseashicieron que desistiera de ir a la oficina. Retorna casa con un estado de ansiedad y de desaso-siego tremendo. Se meti en la cama sin que suesposa Sarina y sus hijos pudieran comprenderlo que le haba sucedido. Al da siguiente comenz a sentir una voz en sucabeza. El cerebro pareca ir ms rpido. Milesde conceptos fluan en su interior.Conocimientos superiores a su escasa forma-cin de escuela primaria. De quin era aquellamisteriosa voz que todo lo llenaba, que todo loresponda, que todo lo saba? Sali de casa ycompr lpices y cuadernos de dibujo. En formatotalmente automtica, comenz a dibujar laestructura de la formacin de la tierra desde elperiodo anterior a la aparicin del hombre.Dibuj el mtico continente Mu, la sumergidaAtlntida y las masas continentales evolucionan-do en el tiempo.

    Durante diez aos fue instruido por diversasentidades y diversas voces en Cosmogona,Teologa, Universalismo y conocimientos quesuperaban, no slo su propia comprensin, sinoel conocimiento del ser humano.

    Le fue revelado queel Hombre no vienedel mono, sino deuna serpienteemplumada doradaque viva hacemillones de aosen el fondo marino.Le dijeron asimis-mo, que antes deque los dioses eli-gieran a la serpien-te como el primatesobre el que volca-ran la inteligencia,fue intentado elmismo programa

    sobre el delfn.Pudo saber nuestro personaje que los extrate-rrestres, llamados por las distintas religionescomo dioses o ngeles, haban creado un serandrgeno, luego haban separado los sexos yen una ltima etapa le habran insertado la inte-ligencia. Adoniesis; su maestro invisible le habatambin hablado de nuevas inserciones genti-cas sobre determinados individuos de la raza deesta manera:

    No os ha sido dicho que estis en el mundo yno sois del mundo? Vuestra estructura informa-tiva gentica no es D.N.A., sino G.N.A. genticacsmica poseda por los titanes. Coordinadores de la idea creativa.Observad bien el siguiente grfico y estudiarloseria y profundamente 7.465.006 es el nmerode los destinados a poseer la gentica G.N.A.,es decir, nuestra gentica que no es, ciertamen-te, de este mundo. No os sorprendis y no osaflijis si sois rechazados por los que poseen lagentica D.N.A.La dinmica evolutiva material en fase crecientees la resultante de la dinmica espiritual en fasecreciente ascensional proyectada ms all delos valores primordiales creativos. A.B.C.D. conel desarrollo de la gentica G.N.A. vuestra cons-ciencia viene empujada fuera de la conscienciaC.D. (hombre-animal),asumiendo caractersti-cas sustancialmente diferentes y manifestandocalidades espirituales, materiales y morales encontraste con C.D.Vuestra historia est tejida de flujos y reflujos,no ciertamente comprensibles por la nfima

    EUG

    ENIO

    SIR

    AG

    USA

    GENTICA G. N. A.

  • capacidad de la inteligencia vinculada a los valo-res creativos y organizaciones primordiales y atodos los otros valores polticos, cientficos, reli-giosos y morales surgidos y que son el ajuarevolutivo inicial.

    Para los que han alcanzado el peldao de estanueva actividad gentica, comprender lo queexpongo no es difcil, aun si no creo el momen-to justo para ampliarlo ulteriormente.Sobre este argumento todava hablaremos.Mientras tanto os invito a estudiar seria y profun-damente el grfico que os he expuesto.

    Las voces le haban dicho tambin que el moti-vo de su compenetracin se deba a que sehaba puesto en marcha un programa sobrenuestro planeta llamado Saras, que en el len-guaje solex-mal (idioma que hablaba el hom-bre antes de la Torre de Babel) significa repeti-cin. Es decir, repeticin en los errores. Erroresque partan no tanto del actual periodo de laTierra sino de la Humanidad que habra vividoen un planeta llamado Mallona o Tir, que orbita-ba entre Jpiter y Marte, hace millones de aos,y que sus pobladores habran destruido por suinconsciencia en guerras atmicas. Segn susmaestros, aquellos seres habran reencarnadoen la Tierra con el mismo pecado original; esdecir, con el uso de la energa atmica, capaz dedestruir su morada csmica. Como he citado previamente, el ao 1952 sehacen los primeros ensayos con la escisin deltomo de hidrogeno y miles de naves extrate-rrestres invaden la Tierra, contactando a milita-res y jefes de Estado con el fin de disuadirles endicha carrera armamentstica. En Amrica

    George Adamski se hace portavoz de los her-manos del espacio, al igual que en EuropaEugenio Siracusa sigue el mismo programa deadvertencia sobre los peligros de las explosio-nes atmicas.

    Foto de Adoniesis; el ser que compenetr aEugenio Siracusa y que le instruy a lo largo desu misin en el mundo.

    Nuestra misin en vuestro planeta mira, princi-palmente, vigilar la involucin cientfica nuclearcada vez ms amenazadora para la evolucinnatural del geoide y, por consiguiente, para laestabilidad del sistema solar al que la Tierra per-tenece. Hubisemos tambin querido ayudaros a resol-ver los angustiosos problemas que minan vues-tra precaria existencia, pero notamos la fra yhostil indiferencia que os anima. No queremos, ni podemos, imponeros vuestracolaboracin, el aceptar nuestros vlidos conse-jos y nuestras previsiones sobre el inmediatofuturo que os atiende si continuis en este locosendero, pero no podemos, ni debemos, perma-necer pasivos e inertes ante vuestras crecientesveleidades destructivas capaces de transformarvuestro planeta en un globo pestilente, emana-dor de energas mortales, disgregantes, en todoel espacio del sistema solar. Vosotros, terrestres, sois libres de escogervuestro destino, pero sin comprometer o arbitrarel destino de los otros seres que quieren existiry que han realizado cuanto vosotros no habisquerido realizar: la justicia, la paz y el amor uni-versales. !Ello no os ser permitido jams Os confirma-

    EUGUENIO SIRAGUSA 5

    PAZ

    REPETIMOS POR ENSIMA VEZ

  • mos que, en caso de un conflicto nuclear, nues-tra intervencin ser inmediata y con mediospara vosotros imprevisibles.Nuestro solcito embajador ya ha hecho algunasmenciones bastante claras al respecto.Deseamos que prevalezca el buen sentidocorroborado de sabidura y de sapiente respon-sabilidad.Desde la Cristal-Bell saludan.Victorino del Pozo describe este momento hist-rico del programa extraterrestre Saras sobrelos peligros de la energa atmica, en formamagistral en su libro Siracusa; el Anunciador.

    Al comenzar la operacin, haba tenido lugar enNorteamrica el encuentro fsico de los tripulan-tes de una nave con George Adamski y el encar-go de llevar un determinado mensaje a los Jefesde Gobierno de su pas.Aquel punto operacional segua su curso y vol-veremos sobre l.Paralelamente haba comenzado otro contactoprogramado con un siciliano llamado EugenioSiragusa. Del encuentro de Adamski al deSiragusa haban mediado unos diez aos, tiem-po exacto que los Hermanos del Espacio habannecesitado para redimensionar la mente y la psi-que del empleado de arbitrios catans. Durante estos aos, Eugenio Siragusa, habacreado un Centro de Investigaciones denomina-do Centro Studi Fratellanza Cosmica.

    El smbolo del Centro llevaba como prototipo unplatillo del tipo de los encontrados y fotografia-dos por Adamski. Debajo, dos manos se estre-chaban fraternalmente y un versculo de Isaasrezaba: Quines son estos que como nubevuelan?En estos aos, Eugenio Siragusa, haba realiza-do diseos de los continentes perdidos, Mu,Lemuria, Atlntida.

    Sobre papiros dedic semanas enteras a reali-zar diseos que en otro tiempo hubiera sidoincapaz de sospechar.En su mente iban apareciendo imgenes de unpasado remoto del mismo modo que surgen lasimgenes de la televisin, y el cine. Al amaneceriniciaba su trabajo en un estado de absolutaconcentracin, como si fuese teleguiado,copiando aquello que se le haba hecho ver enestado de relajacin o sueo.Recibi tambin informes sobre biologa, biodi-nmica y cosmogona. En su interior saba queestos acontecimientos parciales tenan un obje-tivo y tambin que le acercaban a los Hermanosdel Espacio de un modo definitivo.Eugenio Siragusa saba que haba entrado enun camino sin retorno. Y no porque le hubiesenobligado, sino porque desde siempre l lo habaelegido como camino propio. Paulatinamente,esta conciencia iba ascendiendo a los nivelesconscientes desde las capas ms profundas desu historia individual; de su ser libre.Su mujer, Sarina, no lo entenda. Tampoco eracomprensible para la mayora de los paisanos yamigos, aquello que Eugenio Siragusa decasentir y hacer. En ocasiones tomaba una mochi-la y suba al volcn Etna para continuar su pre-paracin, fiel a la voz que haba comenzado aor en su interior y que le impulsaba en determi-nada direccin.En una de estas ocasiones, .Eugenio Siragusase dirigi a Sarina y le dijo:Preprame ropa y algo de comer, tengo que

    irme al Etna.Cmo te vas a ir? Nos vamos a quedar solos

    No podemos ir contigo?No os interpongis en mi camino. Dejadme ir.

    Cuando haya aprendido y cumplido lo que debocumplir, descender a vosotros. Estad tranqui-los.Y esa misma noche Eugenio Siragusa parti

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 6

    PRIMER ENCUENTRO CONEXTRATERRESTRES EN EUROPA.

  • solo hacia uno de los crteres apagados delEtna, un crter gemelo que tiene una pequeagruta en el fondo entre rocas. All se acomodsobre una manta, .con un saco de dormir y pas,como los viejos ascetas del desierto, como Elasantes de ser arrebatado o cuando viajaba, msde un mes a pan y agua.Eugenio Siragusa nunca cont a nadie lo que lesucedi en ese mes de aislamiento y soledad,pero cada vez que ha tenido que encontrarsecon los Hermanos del Espacio en fsico, ha vuel-to a aquel mismo lugar en que estuvo aislado.All tambin tendra lugar el primer encuentrofsico entre el catans y los tripulantes de unanave.Este encuentro fue narrado oficialmente por elpropio Eugenio Siragusa en el boletn que elCentro Studi Fratellanza Csmica publicabaperidicamente en numerosos idiomas, y que sedistribua gratuitamente entre quien lo peda.Este es su propio relato, contado en primerapersona:Mi enseanza teleptica se hizo cada da msintensa. Un da sent repentinamente la necesi-dad de subir al Etna. En aquellos das tena youn Seat 600D, que haba conseguido vendiendouna finca de un amigo. Yo, que nunca me habadedicado a la venta de fincas. En anterioresencuentros telepticos se me haba indicadoque deba subir solo al monte. El dinero que miamigo me dio por esta gestin, me permiti com-prar el coche y salir aquella tarde, una vez cadoel sol, en direccin a las faldas del Etna, quemiran a la ciudad de Catania.Mientras ascenda por la carretera que zigza-guea a partir de los 800 metros hasta una alturade 3.000 metros, y ya cerca de la cumbre, tuvela sensacin de que no era yo quien guiaba elcoche, sino que era una fuerza superior. Ibacomo teledirigido. Dej el coche al borde de lacarretera, a una altura de casi 1.500 metrossobre el nivel del mar. Despus segu a pie porun sendero que conduca hacia uno de los cr-teres menores apagados del volcn. Era unanoche estrellada y transparente. Sal de la espe-sura y alcanc la base del crter apagado. Elcrter tiene una vegetacin baja y algunas enci-nas diseminadas en toda la ladera. Mis pies sehundan en la lava arenosa dificultndome elavance. Al llegar aproximadamente a la mitad dela ladera escarpada del volcn, mir instintiva-mente hacia arriba y vi en lo alto de la colina lasilueta de dos individuos cuyo traje plateado bri-llaba bajo los efectos luminosos de la luna llena.

    Eran altos y de aire atltico, con los cabellosrubios que caan lisos sobre sus hombros.Llevaban unas muequeras y tobilleras brillan-tes que parecan de oro. Tenan un cinturnluminoso en la cintura y unas placas extraas enel pecho.Vindolos, mi sangre se hel en las venas. Mesent inundado de un sudor fro. Nunca las ante-riores veces que estuve solo de noche en el vol-cn, haba tenido tal sensacin. Haca onceaos que esperaba ardientemente este momen-to, pero el sitio aislado, la oscuridad nocturna, elencuentro repentino, no estimularon precisa-mente mi valor.Uno de los extraterrestres dirigi hacia m unrayo de luz verde, proyectado por un objeto quetena en la mano, e instantneamente me sentrecorrido por una sensacin extraa que metranquiliz de sbito, dndome una paz indes-criptible. Mi corazn, que al principio parecaquerer explotar en el pecho, volvi a latir regulary pausadamente.Me qued mirando a los dos seres como embo-bado. A la luz de la luna pude distinguir sus fac-ciones delicadas y su mirada penetrante, sobre-cogedora. Uno de los dos me dirigi la palabraen italiano: La paz sea contigo, hijo. Te estba-mos esperando. Graba en tu mente cuanto tedigamos.La voz no tena timbre humano, pareca metli-ca, como si saliera de un registrador. Me dieronel mensaje y yo intent retenerlo en la memoria

    EUGUENIO SIRAGUSA 7

    Foto de Link uno de los distintos extraterrestres que contacto en forma fsica a

    Eugenio Siracusa

  • para escribirlo cuando llegase a casa.Elevando sus manos como en un gesto de ben-dicin, me dijeron: La paz sea contigo, hijo, yse dirigieron hacia el disco, que se encontraba allado de uno de los crteres.Yo estaba tan estupefacto que no pude articularpalabra. Algunos instantes despus me repusedel estado de inmovilidad en que haba cado.El mensaje contena una invitacin a la pazmundial y al desarme nuclear. Este mensaje fueel primero que Eugenio Siragusa tuvo orden deenviar a todos los Jefes de Gobierno delPlaneta. Y lo hizo, lo mismo que con los siguien-tes. En los archivos del Centro Studi FratellanzaCsmica de Valverde, en Catania, pudimos verel resguardo de los certificados que se hicieronen cada ocasin, as como extraer estos prra-fos del mensaje que fue enviado a todos losJefes de Gobierno. Deca as:... Con desagrado debemos advertiros necesa-riamente sobre el peligro de vuestros experi-mentos nucleares. Nos duele afirmar que nadase podr hacer para evitar que vuestro mundosufra un duro golpe de naturaleza catastrfica ymortal. Si queris que vuestro Planeta no seconvierta en el cuerpo doliente de un lejanotiempo, debis abandonar de un modo definitivoy para siempre vuestros deletreos experimen-tos nucleares. Hemos sido encargados paravigilar vuestro destino, porque tenemos confian-za en vuestro porvenir. Estad completamenteseguros de que si tenis la fuerza y el corajepara realizar una slida unin entre todos loshabitantes de la Tierra y llevis a cabo la com-pleta destruccin de los armamentos nucleares,que ahora ms que nunca os hacen orgullosa-mente dainos y morbosamente agresivos, todoser posible.Este mensaje que hemos dictado con tantoamor y no menos preocupacin, es uno de losms sentidos que hemos transmitido, dada lagravedad de los actos que os proponis come-ter. Hemos hecho mucho y continuaremoshacindolo para evitar lo peor. Vosotros, gober-nantes y hombres de ciencia, habis elegido elcamino ms negativo. Sed cuerdos y responsa-bles si queris sobrevivir. Haced que no seaintil la condonacin celeste que os consiguiJess por gracia del Padre Creador...Slo un Jefe de Gobierno se dign responder aeste envo. Fue el general De Gaulle, en la per-sona de su jefe de Gabinete. El texto de estacarta original, tambin en los archivos del CentroStudi Fratellanza Csmica, de Italia, deca as:

    Seor:Su carta del 30 de abril de 1962, ha llegado alPrimer Ministro, general De Gaulle, y me ha

    encargado acusar recibo.Os la agradezco en sunombre y recibid mis msdistinguidos saludos.Por el Primer Ministro DeGaulle, el jefe delGabinete.El encuentro de AstharSheran e Ithacar conEugenio Siragusa, mar-caba una fecha importan-te en la segunda dcada

    del Programa Saras.Para Eugenio Siragusa, este encuentro fsico,fue la iniciacin de una nueva etapa operativadentro de su programa. Cuando descendi delmonte, fue enviado a las gentes con un mensa-je concreto que transmitir, y no slo a las gentes,sino a los poderosos de la Tierra:Detened las pruebas nucleares y la carrera dearmamentos. Venimos en son de ayuda.Curiosamente, los contenidos de este y los pos-teriores mensajes que le fueron entregados,coincidiran con los recibidos y transmitidos ensu da por Adamski.

    Al hacer pblico el mensaje y las circunstanciasdel primer encuentro fsico con los extraterres-tres, Eugenio Siragusa fue consciente de que sehaba cortado la retirada, de que el camino ya notena regreso, de que haba quemado las naves,como Corts.No era importante, porque su espritu habaemprendido siempre caminos sin regreso y steera uno ms del programa. En el primer contac-to recibi algo ms que el mensaje sobre prue-bas nucleares. Pero dicho contenido era exclu-sivamente personal y por tanto secreto eintransferible bajo ningn concepto. Ms tardeconfesara que entre las cosas que losHermanos del Espacio le dijeron, estaba lafecha aproximada para un futuro encuentro fsi-co exigido por el programa.Durante cuatro meses, a partir del primerencuentro, esper impacientemente que se pro-dujese la seal indicada para subir al monte yencontrarse de nuevo con sus interlocutores del

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 8

    G. DE GOULLE

    SEGUNDO ENCUENTRO FSICOLA CRISIS DE CUBA

  • espacio.Durante este tiempo se haba corrido la voz delas raras excursiones nocturnas que EugenioSiragusa y sus seguidores hacan a las laderasdel Etna.Estando en su despacho de la calle Juan XXIII,en Valverde, volvi a sentir en su mente la clarallamada teleptica que le indicaba el lugar delencuentro y la hora precisa.En estos aos de aprendizaje, EugenioSiragusa haba aprendido a diferenciar objetiva-mente los mensajes de sus guas y sus interlo-cutores por va de compenetracin y sondeomental. No le qued ninguna duda de que laseal era la que esperaba.Al anochecer, como otras veces, se despidi desu esposa y sus hijos y subi una vez ms almonte, en direccin al Etna, por la cara SurEste.Como la vez anterior, parti solo, guiando suSeat 600. Lleg al desvo de Ragalna antes delas 12 de la noche. Se dirigi al lugar indicado.A las 12 y pocos minutos, una enorme nave apa-reci en el cielo, iluminando toda la zona de lavay escorias que cubren las laderas del Etna. Lazona que le haban sealado estaba muy prxi-ma a la de la vez anterior. Era una zona de bos-que bastante tupido, prxima a un claro. El bos-que tena castaos seculares, robles, encinas,retamas. La nave se qued suspendida en elaire, levitando, ante su vista atnita.

    Eugenio Siragusa sinti menos aprensin que lavez primera, pero no pudo contener su nervio-sismo. Por segunda vez, la cita se haba cumpli-do. Parado, expectante, vio cmo del centro dela nave descenda un cilindro metlico y brillan-

    te como si fuese un eje. Descendi hasta tocarel suelo. Segn sus clculos, el cilindro podratener unos tres metros de dimetro. El cilindroaparentaba ser una pieza nica, de duraluminioo bien de acero inoxidable... De improviso, en elcentro del cilindro se abri una puertasilenciosamente dejando aparecer a dos seresde enorme estatura. Segn dira despusEugenio Siragusa, de unos 2 metros y 15 cent-metros. Iban vestidos con una tnica espacialbrillante y plateada, con ajuste en los tobillos yen las muecas. Del cinturn emanaba una luzverdosa que le calm nuevamente los nervios.Los dos extraterrestres se aproximaron a lhasta una distancia de un metro solamente. Lesaludaron con el saludo de la paz, le entregaronun mensaje en mano y le contestaron teleptica-mente a las preguntas que l se haba plantea-do hacer al subir a su encuentro.Eugenio Siragusa estuvo en su presencia para-lizado durante todo el tiempo. Sin embargo sumente y su espritu se movan gilmente y dialo-gaban de un modo instantneo con los dosextraterrestres: Eran Woodok y otro tripulanteque en numerosas ocasiones firmaron los men-sajes que deban ser dirigidos a los Jefes deGobierno.Terminado el encuentro, los extraterrestresregresaron hasta la nave y penetraron en elcilindro, cerrndose la portezuela tras ellos.Otros tripulantes, dentro de la nave, le hicieronseas de despedida con los brazos. El cilindro fue reab-sorbido. La nave aument de luminosidad, seenvolvi en un halo rojoazulado y dej or un sonido casi imperceptible y agudsimo. Luegocomenz a elevarse, primero lentamente, y des-pareci a velocidad de vrtigo, como chupadapor el espacio csmico. En el momento en queEugenio Siragusa la vio parada sobre su cenitcomo una estrella ms, recuper su movilidad ysu libertad de expresin. Volvi a su coche, ydescendi a Catania impresionado por elencuentro y la segunda operacin que le habanencargado realizar a nivel de Jefes de Estado ycientficos.Nuevamente, transcribi el mensaje certificadocon destino a los Jefes de Estado y personalida-des que le haban sido designadas.El mensaje reiteraba que se cortasen de modourgente y definitivo las pruebas nucleares y lacarrera de armamentos.Pero este encuentro, adems de reiterar losobjetivos del Programa Saras en su segundo

    EUGUENIO SIRAGUSA 9

    Foto de Woodok; el extraterrestre que visit a Eugenio Siracusa en el Etna

  • tiempo operativo, avanzaba algunos aspectosms, y levantaba el velo de su modo de actuar eintervenir en los acontecimientos terrestres.En este tiempo Eugenio Siragusa haba adquiri-do una cierta notoriedad en determinados secto-res pblicos y medios de comunicacin. Conmotivo de este segundo encuentro, y a causa dealgunas filtraciones del contenido de los mensa-jes, los periodistas fueron a ver y buscaronsaber.La primera semana de octubre de 1962, el peri-dico La Sicilia hizo pblico el siguiente reportajerelativo a Eugenio y sus mensajes.

    Y el artculo continuaba:Lo da por cierto el seor Siragusa, corresponsalterrestre de los Hermanos Csmicos que con laaviacin magntica controlan, en su inters, lospuntos estratgicos de nuestro Planeta.Los que temen que haya una guerra atmicapueden estar tranquilos, porque segn el men-saje enviado por sondeo mental desde laConciencia Csmica y recibido ayer noche, jue-ves, por el seor Siragusa, la aviacin magnti-ca extraterrestre est preparada para entrar enaccin y oponerse a un conflicto atmico.Nuestro conciudadano Eugenio Siragusa es unode los pocos habitantes de nuestro Planeta ele-gido por los Hermanos Csmicos como repre-sentante en la Tierra, con el trabajo o misin dedifundir peridicamente los mensajes que le sonenviados. Tales mensajes son recibidos por elseor Siragusa por sondeo mental o por escritu-ra automtica.El ltimo mensaje recibido es de total actuali-dad. Dice as:Nuestra aviacin magntica est permanente-mente sobre los objetos y controla todos lospuntos estratgicos de vuestro Globo, prontapara interceptar cualquier medio que transporteuna bomba atmica contra cualquier objetivo.Nuestra accin tendr un xito absoluto porquenuestros progresos cientficos superan a losvuestros en varios milenios. Nosotros conoce-mos mejor que vosotros, por haberlo visto, losapocalpticos efectos que un tal conflicto provo-cara tanto a la precaria estabilidad de vuestroPlaneta como al sistema solar entero. Por estarazn desde hace mucho tiempo vigilamos con

    mucho cuidado el desarrollo poltico, militar ysobre todo cientfico de los terrestres. Nuestroscontroles se dirigen especialmente a los esta-blecimientos atmicos de los Estados Unidos yla Unin Sovitica y sobre su desarrollo en elcampo de los misiles. No pocas veces hemosintervenido entorpeciendo maniobras con nues-tros superaparatos, pues estamos convencidosde que vuestra preparacin intelectual no ha lle-gado al extremo de saber controlar con concien-cia la inmensa fuerza que tales adelantos pro-porcionan al hombre. Esta conviccin estcorroborada por la reciente situacin creada enCuba, situacin que controlamos ya, por lo cualqueda excluido un conflicto blico que, ademsde destruiros, provocara desarreglos en la pazdel espacio.

    Cuando Il Tempo y La Sicilia difundieron estosmensajes de Eugenio Siragusa, la crisis Cubanaacababa de empezar y el mundo estaba espan-tado ante la posibilidad de una guerra nuclear.La crisis de Cuba se resolvi pacficamente.Justo un ao despus del segundo encuentro deEugenio Siragusa con los extraterrestres en elEtna, el da 5 de agosto de 1963, Kennedy yKruschev firmaban el tratado de No prolifera-cin de armas nucleares.

    De un solo trazo, Eugenio Siragusa, recibi dosconfirmaciones de su papel operativo a nivelplanetario. Sus primeros mensajes a los Jefesde Gobierno, tenan como objeto nmero uno lasupresin de las pruebas nucleares. En el men-saje referente a la crisis cubana, EugenioSiragusa avanzaba un pronstico qu se cum-pli meses despus.Qu haba hecho cambiar tan radicalmente deactitud, en unos meses, a las dos superpoten-cias? Tan slo los mensajes enviados por unhumilde catans empleado de Arbitrios, conmi-nndoles a terminar con la carrera de armamen-tos. Los extraterrestres apoyaron los mensajes

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 10

    LA CRISIS CUBANA NOPROVOCAR UNA GUERRA

    ATMICA ENTRE LAS NACIONES

  • de Eugenio Siragusa con alguna demostracin oprueba concluyente y terminante. Estos aspec-tos tambin formaban parte del programaOperacin Saras.El propio Eugenio Siragusa, el 25 de octubre de1962, recibi otro mensaje por sondeo Pes-Solex a las 5,45 de la madrugada, quehemos encontrado en los archivos del CentroStudi Fratellanza Csmica y transcribimos acontinuacin por su inters.

    Esta es la principal causa que les ha movido,como han hecho en remotos tiempos, a visitarcon mayor particular actividad de observacin elPlaneta Tierra. Esta vez para ellos la misin esparticularmente gravosa, pero no por ello impo-sible de ser resuelta por completo.Ellos conocen muy bien la particular situacin denuestro Globo y saben tambin que las desgra-cias peridicas han sido extremadamente vio-lentas y muchas veces demasiado preocupan-tes para la continuidad de suexistencia y del equilibrio delsistema solar. Los trastornosapocalpticos que en determi-nados periodos se verificaron,han dejado en la faz del mundoprofundas cicatrices que, toda-va hoy, cuentan la gravedad delas convulsiones padecidas. Yde esto no hace mucho tiemposi medimos los 12.000 aosque han transcurrido desdeentonces con su medida csmi-ca y no con la nuestra. Conocerel mundo en que se vive no escosa fcil para una sola gene-racin, pero s lo fue para aque-llos cuyos antepasados habantransmitido toda su experiencia trabajosa en unaTierra en ocasiones sana, en ocasiones despe-dazada, en ocasiones libre de las aguas y enotros momentos sumergida. Los Aztecas, cono-cedores de lo que haban visto y vivido suspadres, prefirieron construir sus casas en lascimas de las montaas, a ms de 3.000 y 4.000metros de altura, por temor a quedar prisioneros

    del agua del mar que haba sido capaz, muchasveces, de levantarse de su propio lecho y avan-zar con paso lento, pero inexorable, y sumergir-lo todo. En aquellos tiempos tan lejanos denuestro pensamiento, estuvieron presentes loshijos del espacio, quizs nuestros hermanos,hijos de aquellos que renunciaron a permaneceren este mundo.Hoy nuevamente estn detrs de nosotros conmedios ms poderosos y cientficamente msevolucionados, animados de un gran amor pornosotros, que somos sus semejantes, agonizan-tes en sanguinarias luchas, privados de com-prensin, vidos de poder y de conquista, auto-res de una titnica fuerza que no sabemos utili-zar de modo pacfico y para el progreso. Ellosestn aqu, junto a nosotros, prontos a. interve-nir con todos los medios a su disposicin paraimpedir lo irreparable, vigilando el Geoide y enparticular su Eje magntico, que con los experi-mentos nucleares en cadena efectuados en estecorto espacio de tiempo ha sido sacudido con talintensidad, que est en serio peligro su ya pre-caria estabilidad.Si se muestran complacientes con el esfuerzoque la Humanidad est haciendo por llevar alexterior del cerco estratosfrico masas cada vezms pesadas, es porque saben que un gran

    satlite artificial de contrapo-der o mitigador de la atrac-cin lunar, remediara, almenos en parte, uno de losms graves males de nues-tro Planeta y lo alejara de lacrisis en que lamentable-mente, pero de modo inexo-rable, se encuentra, conperspectivas, si no peores,por lo menos idnticas a lasdel pasado.Como primer remedioimprescindible, es necesarioimpedir ulteriores experimen-tos nucleares, tan dainos ala humanidad como letalespara el desarrollo equilibran-

    te de la masa magntica de nuestro Planeta y delos dems del sistema solar. En segundo lugar,es necesaria la unin pacfica de toda laHumanidad para apoyar la supervivencia y pro-vocar los presupuestos ideales para un inter-cambio de conocimientos cientficos con habi-tantes de otros mundos de nuestro sistema solary de otros sistemas solares, mucho ms avan-

    EUGUENIO SIRAGUSA 11

    LOS EXPERIMENTOSNUCLEARES HAN PUESTO EN

    ALARMA A LOS HABITANTES DEOTROS PLANETAS.

  • zados en todos los campos. Nosotros afirma-mos que un gran evento est a las puertas denuestro tiempo y, como en todos los grandesacontecimientos de la Historia, subsiste tambinla presin del no creo de los superhombres yde aquellos que no quieren saber los porqusdel no ver y no tocar.Nosotros creemos en los ngeles tutelares queguan y vigilan la existencia terrena y con nomenos fervor nos dirigimos a Dios a fin de queestos hijos del Espacio, traigan en su excelsaluz creativa la clida y eterna amable palabra:amaos todos como hermanos.Este nuevo mensaje contena en s mismo unaexplicacin suficiente de la presencia de losseres del espacio sobre el Planeta. Y al mismotiempo daba las claves de investigacin en elcampo de los satlites que permitiran empren-der un camino positivo de equilibrio. Siemprecontando con que previamente fueran removi-dos los obstculos creados por las pruebasnucleares.Como dijimos ms arriba, cuando estos mensa-jes vieron la luz pblica, el mundo desconoca eldesenlace de la crisis de Cuba. Kennedy impu-so, con un golpe maestro de fuerza, la cuarente-na naval a Cuba para obligar a la URSS a retirarlos misiles de la isla. La cuarentena tuvo lugar apartir del 24 de octubre y llegara hasta el 20 denoviembre. Antes de que Kennedy declarasepblicamente el comienzo de la cuarentena,Eugenio Siragusa haba dado a conocer su pro-nstico sobre el desarrollo de los acontecimien-tos de modo positivo en la crisis cubana. Loshechos le dieron la razn. Antes del 20 denoviembre, Kruschev accedi a retirar los pro-yectiles a cambio de una garanta formal de noinvasin de la isla de Cuba.

    Existe una forma de trabajar por parte de losseres del espacio en la Tierra que pocos cono-cen. Estos seres, son capaces de desdoblar sucuerpo astral y compenetrar a un ser humano.Justo en ese momento la persona compenetra-da comienza a sentir, escuchar y visualizar lasimpresiones del espritu superior, que a su vez,ha dejado el cuerpo en su astronave, en estadocatalptico. Es por esto que en la historia de laIglesia, se han visto santos que han sido capa-ces de bilocarse; es decir, estando en dos sitiosa la vez. Fue en uno de los viajes de Eugenio al

    espacio donde se le explica esta tcnica.Victorino del Pozo lo explica magistralmente:Uno de los viajes fundamentales y no slo ensentido astral, sino fsico, fue su viaje a la LunaNegra, recibido como viajero en una cosmonavede ms de 600 metros de envergadura, guiadopor el extraterrestre Woodok.Los Estados Unidos preparaban el lanzamientodel Apolo XI, que llevara a los primeros astro-nautas a la Luna. Segn datos que el propioSiragusa tena en su poder, con anterioridadhaban intentado dicha empresa y la habancubierto con graves accidentes, sin que hubiesetrascendido al dominio pblico.En cierta forma, el viaje de Eugenio Siragusa ala Luna Negra, en una cosmonave, tena un sig-nificado paralelo.Los cientficos de la tercera dimensin prepara-ban su viaje espacial tripulado que iniciara laconquista de los espacios externos del Planeta.Los guas de Cuarta Dimensin acercaban susmedios, su ciencia, y su sentido generoso delconocimiento, a travs de uno de sus operado-res, en un viaje de tipo inicitico que marcaba unnuevo tiempo en el Programa General y tam-bin en el programa especfico del fundador delCentro Studi Fratellanza Csmica.Como las veces anteriores, Eugenio Siragusarecibi claramente indicacin teleptica de partiral da siguiente para un encuentro fsico en elValle del guila, un valle no lejano a los puntosdonde haba tenido los anteriores encuentrosfsicos con los tripulantes de cosmonaves.En la comunicacin teleptica, tambin le habasido indicado que esta vez no se encontraracon un disco de los habituales de 12 metros dedimetro, sino con una Cosmonave de ms de500 metros de longitud.A la hora exacta del da indicado, EugenioSiragusa se encontraba en el Valle del guila.Haba anochecido y reinaba una absoluta sole-dad.Cuando Eugenio vio la astronave estuvo tran-quilo; ms tranquilo que otras veces. La nave seestabiliz a una distancia de un tiro de piedra, enuna zona desierta prxima. Eugenio se fue acer-cando en aquella direccin.La nave le pareci enorme. Sin apariencia realde abertura, en uno de los laterales se hizocomo un hueco y comenz a emerger una esca-lera que fue extendindose hasta llegar a tierra.En aquel momento hizo su aparicin uno de losExtraterrestres con quienes se haba encontra-do en otras ocasiones y le hizo indicacin de

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 12

    VIAJE INICITICO A LA LUNANEGRA

  • subir.La astronave, vista de cerca, tena otra colora-cin. Penetr en una especie de halo que habaido variando del amarillo azulado al verde esme-ralda. Se senta una sutil vibracin. En el interiorde la astronave le dio la bienvenida el coman-dante, de nombre Woodok, con quien habatenido anteriores contactos.Inmediatamente se produjo el despegue. Elseor Siragusa no sinti ms que una leve pre-sin. Para seguir el viaje le haban sentado enun silln anatmico, aparentemente de cuero oplstico. El silln estaba diseado para permitirel descanso de la columna vertebral, dejandocompletamente libre la caja torcica, terminandoen un cabezal. En el interior de la nave haba espaciosos corre-dores que daban a compartimentos. Algunos dedichos compartimentos eran enormes laborato-rios espaciales. Otros, eran cmodos dormito-rios con camas anatmicas.El seor Siragusa pudo conocer dos de los com-partimentos fundamentales de la nave: el com-partimiento de anlisis y control de vuelos y elcompartimiento donde se encontraban los con-troles de vuelo. En el primero, haba grandescuadros cartogrficos, paneles luminosos quemostraban las lneas magnticas de la Tierra yel espacio, y televisiones enormes que mostra-ban en imgenes la zona que se estaba sobre-volando. Muchos de estos paneles tenan enor-mes zooms que permitan acercar y alejar lasimgenes a voluntad para tener un, visin dealejamiento o aproximacin deseada. El com-partimiento de los controles posea un aparatoque llam poderosamente la atencin del seorSiragusa: una especie de televisin cuatridimen-sional o globular, que reciba proyectaba imge-nes, inclusive de la propia nave y el propio inte-rior durante el vuelo. Eugenio Siragusa se vioproyectado en la pantalla de televisin, como sila toma hubiera sido hecha desde otra nave.Desde su silln anatmico poda seguir el vuelo,las imgenes y las incidencias en la televisinglobular. En unos segundos, vio la Tierra deltamao de un baln de ftbol.El viaje haba comenzado a las 20,30 hora solar.Siete minutos ms tarde la nave lleg a la LunaNegra.La Luna Negra, segn definicin del propioEugenio Siragusa, es un satlite artificial que laciencia ha localizado muy bien. Hace habitual-mente el recorrido de Luna a Venus y regresa.Su objetivo preciso es mantener la Luna en su

    rbita y evitar su aproximacin y choque con laTierra. La trayectoria del satlite se realiza des-cribiendo un ocho entre la Luna y Venus,MoonMafa, segn grfico adjunto:

    La Luna Negra, en su interior, era una autnticaciudad flotante, una ciudad maravillosa y deensueo. Un grupo de mujeres saludaron alnuevo viajero. Entre ellas haba un terrestre quetambin haba llegado de la Tierra. EugenioSiragusa se encontrara nuevamente con l enItalia. Era un mecnico nacido en Bolonia, lla-mado Galli.Eugenio Siragusa fue conducido a un gran salnen forma de herradura, brillante, como si estu-viera tapizado con placas de plata. A lo largo dela pared haba una serie de nichos de cristalluminoso. En ellos, sentados en estado de des-doblamiento controlado, estaban los cuerpos denumerosos seres.Telepticamente, pregunt qu significabaaquello, quines eran. La respuesta fue:Se trata de hermanos en misin sobre el plane-

    ta Tierra. Para nosotros el desdoblamiento con-trolado es como para vosotros el sueo. Puedendesplazarse a la Tierra y volver. En la Tierra rea-lizan este trabajo astral unos seis millones deseres del espacio. Les est permitido hasta los80 aos.Luego deben retornar. La vida media de uno denosotros es de 1.200 aos terrestres.Eugenio Siragusa pregunt mentalmente por elorigen de la Luna. La respuesta fue sta:La Luna es, en contra de la creencia de los

    cientficos terrestres, tan joven como la Tierra.La Tierra, como la Luna y las otras dos lunasdesaparecidas, nacieron con el sistema solar dela explosin de una estrella supernova. Losotros satlites se estrellaron en pocas diferen-tes sobre el planeta Tierra, destruyendo Mu y laAtlntida.La Luna est habitada desde hace 175.000aos, justo el tiempo en que la ConfederacinInterestelar puso all sus primeras bases. No es

    EUGUENIO SIRAGUSA 13

  • aconsejable habitar sobre la superficie lunarporque el ncleo central gneocsmico del sat-lite est en continua contraccin, con prdida demasa. Los crteres lunares no son debidos a lacada de meteoritos o impactos, sino al vacoque la prdida de masa de la superficie provoca,causando sedimentos imprevistos. Adems, lasuperficie de la Luna est sometida a tremendosestertores derivados de la influencia de los oc-anos terrestres. Los cientficos rusos quisierondesvelar estos secretos y los astronautas per-dieron la vida en ello.Cuando el coloquio hubo terminado, la naveemprendi nuevamente el viaje de regreso. Entotal, Eugenio Siragusa haba recorrido 470.000kilmetros y el viaje haba durado exactamentedos horas y veinte minutos. El trayecto habasido: TierraLuna NegraTierra.Unos das despus del aterrizaje del Apolo XII,el 28 de julio de 1969, el Centro StudiFratellanza Csmica hizo pblico por primeravez, un comunicado que haca referencia a unviaje cruzado de naves terrestres y extraterres-tres. El comunicado estaba firmado porAdoniesis y deca as:El da 21 de diciembre de 1968 parta haca laLuna desde la Tierra, la nave Apolo VIII con tresastronautas a bordo que dieron las primerasvueltas en torno al satlite. Ese mismo da, par-ta desde Venus con direccin a la Tierra, unagran astronave. Este gesto quera ser una sim-blica pero real expresin de la unidad fraternaentre terrestres y extraterrestres.A ms de 400 metros bajo la superficie de laCostra Lunar, el hombre del planeta Tierrapuede encontrar los elementos necesarios parala supervivencia.Por la natural funcionalidad de la estructura biofsica del hombre, es posible encontrar bajo lasuperficie lunar aquellos elementos (oxgeno,presin y agua) que le son imprescindibles encantidad suficiente para permitiros una largapermanencia sin necesidad de hacer uso deescafandras, bombonas de oxgeno o complica-dos trajes espaciales.Actualmente, la ciencia terrestre no est engrado de poder conocer las particulares condi-ciones en que se encuentran los cuerpos celes-tes cuando han perdido una considerable masadel ncleo gneocsmico.Es tambin verdad que la ciencia terrestre des-conoce la radical mutacin que se produce en elanillo magnetoesfrico cuando se inicia la pro-gresiva absorcin hacia el centro de toda la

    masa del cuerpo celeste.Esta absorcin, del anillo magnetoe s f r i c ohacia el centro, es debida a la prdida progresi-va de masa del ncleo gneo-csmico.Tal absorcin, adems de provocar la compene-tracin de los elementos atmosfricos sobre elplano fsico, produce tambin una modificacinsustancial de las fuerzas cohesivas de la mate-ria en una consiguiente contraccin de toda lamasa hacia el centro. Nuestras bases espacia-les, instaladas desde hace milenios sobre vues-tro satlite, se encuentran en el hemisferio lunarinvisible desde la Tierra. Las zonas que ofrecenmayor seguridad para un alunizaje son las quevosotros llamis en la Tierra mares.

    Tena yo diecisis aos, cuando comenc a inte-resarme en forma real por el fenmeno Ovni.Recuerdo con nostalgia mis pantalones cortos,la mortecina luz de nuestra casa en Bilbao. Lamirada escptica de mis padres, y la despreocu-pacin infantil de mi hermano, cuando da trasda recortaba las noticias sobre ovnis que apare-can en el peridico. Recuerdo asimismo la fie-bre de lectura de temas esotricos y paranorma-les que padec por aquellos mis aos de juven-tud. Lomsang Rampa, me adentr en el concep-to orientalista. Recuerdo tambin a Fabio Cerpa,que vino a Bilbao para mostrarnos un excelentereportaje audiovisual sobre fenmenos extra-os. Tambin el fenmeno de Ummo. Rivera ypor supuesto mi buen amigo Juanjo Benitez,que trajo desde Per las primeras informacionessobre el I.P.R.I y Sixto Paz, al que tuve la suertede conocerle aos ms tarde. Fueron numeros-simas las veces que pateamos el monte denoche para ver a nuestros hermanos del espa-cio. Hasta que efectivamente tuve al fortuna deestar delante de una astronave a cincuentametros de distancia. Aquello cambio mi vida.Fue casualmente en el Monte Umbe, donde seaparece la Virgen, donde pude vivir aquella tre-menda realidad. En fin! Miles de recuerdosque evocan ahora mi seduccin alocada dejuventud en torno a este fenmeno.Fueron hacia mis veinte aos cuando o hablarde Eugenio. Fue a travs de su delegada enEspaa, Giulina Mourio, por la que conoc susescritos, sus mensajes y su filosofa de vida.Debo reconocer que aquella informacin cambi

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 14

    MI PRIMER ENCUENTRO CONEUGENIO SIRAGUSA

  • radicalmente mi forma de pensar. Llegaron losprimeros opsculos y con ellos los primeros sue-os y los primeros anhelos. Todo lo que all sepublicaba llenaba mi alma y me haca vivir lavida con ilusin. No fue hasta 1976, que tuve la ocasin de cono-cer a Eugenio Siracusa en un hotel de Madrid.Haba venido invitado por la Televisin Espaolay pude acudir a escucharle por un par de das ala Capital de Espaa. Aquel ser era sencillamente impresionante. Algoo alguien le compenetraban. Era inalcanzable.Pareca que lo saba todo. Irradiaba un conoci-miento no humano. Debo confesar que me cau-tiv en forma total. Desde aquel da me hice un incondicional segui-dor de su movimiento.

    Conoc tambin aotros jvenes igual-mente ilusionadoscomo yo, con la ideade cambiar elmundo. Jvenesque hoy ya tienencanas y que siguenformando parte deaquella extinguida F r a t e l l a n z aCsmica.Creo recordar quefue al ao siguientecuando retorn de

    nuevo a Espaa. Concretamente a Vigo. En laplaya de Samil. All nos reunimos muchos segui-dores suyos. De nuevo fue para mi otro bautizode conocimiento. Recuerdo que haba estadoconduciendo toda la noche y llegu absoluta-mente exhausto a la sala de conferencias. Midolor de cabeza me dej postrado en un lado dela sala. De pronto sent que una persona mepona las manos encima y me quitaba textual-mente mi dolor de cabeza. Yo mir para atrs yno pude ver a nadie, Comprend que era un serinmaterial. Nadie lo vio, solo Eugenio, que mesonri con un guio de complicidad. Comprendentonces y definitivamente que mi maestro noestaba solo, que siempre iba acompaado.Comprend que sobre l cabalgaba el conoci-miento crstico. Vi que era clarividente y omnis-ciente. En definitiva aquel ser era realmente elEmbajador de los extraterrestres en la Tierra.Por aquel entonces, su matrimonio se habaroto. Su esposa no haba podido seguir el pro-grama, que slo estaba reservado para l.

    Fue all donde se encontr con Miguela Lecha.Bast una simple mirada una simple instruccinpara que, Miguela, que haba sido visitada dasantes por Adoniesis en sueos, aceptara ser suesposa. Recuerdo a Miguela como una mujer preciosa,con unos ojos bellsimos, llena de entusiasmo ypor supuesto, como luego lo demostr a lo largode los aos, enamorada de Eugenio.Eugenio haba anunciado aos antes, queAdoniesis le haba dicho, que tendra un hijo quesera quien seguira su misin en el mundo. Yfue aquella mujer quien unos pocos aos mstarde le dio el hijo deseado. Eli-Paolo. Quienefectivamente y por que me consta en formadirecta, tomar su papel a partir del ao 2012. Fueron varias veces las que luego pude viajar aItalia. Tantas visitas como satisfacciones. Tantosencuentros como bellos recuerdos que an que-dan en mi alma. Yo supe incuestionablementeque sobre aquel hombre estaba el espritu crs-tico y no puedo faltar a lo que viv y me reconfor-t. Hacia 1984, se me indic por parte del cieloque deba ir a Italia y desligarme de mi queridoEugenio. Aquello me rompi el alma, pero nohaba otra manera de madurar, sino era rom-piendo lo lazos. Deba asumir mi mayora deedad y acud con pleno conocimiento de quesera mal entendido y por supuesto expulsadode la Fraternidad Csmica. Se me rompi el alma, cuando tuve que asumirmi papel. Pero todo estaba escrito. Ahora sloqueda el cielo como testigo de mis actos, y nocreo que baje a justificar ninguna de mis accio-nes y por supuesto las de Eugenio. Gracias aesta ruptura, pude crecer. Fundamos laAsociacin Adonai, editamos una veintena delibros, publicamos en forma gratuita miles derevistas en todo el mundo y en definitiva, seguen la enseanza de quien en su da fue mi mejorMaestro. Me ense lo que se deba hacer, y loque no se deba hacer. Quiero por tanto dar untestimonio de agradecimiento a quien tantoquise con la esperanza de que siendo ya mayorretorne a las moradas del espritu, con mi testi-monio de cario sin ningn resentimiento.Gracias Eugenio, por abrirnos el camino, por tuvalor, por tu dedicacin, por tu entusiasmo!

    Los primeros opsculos de Eugenio Siracusason magistrales. Instruido por los extraterres-

    EUGUENIO SIRAGUSA 15

    LICE MORENO

    LA FRATELLANZA CSMICA

  • tres, vierte constantemente conocimientos indi-tos para nosotros. Miles de seres se ven seduci-dos por estos testimonios, numerosas personasacuden a Italia a conocer y participar de la expe-riencia de Eugenio Siragusa. Son los primeros tiempos de la fundacin delCentro Studi Fratellanza Csmica.En Nicolosi se crea una pequea comunidad deseguidores que intentan vivir en forma participa-tiva. La popularidad del mensajero de los extra-terrestres crece en todo el mundo. Eugenio rea-liza varios viajes, a distintos pases. En todomomento es asistido por los seres superiores.Sus conocimientos asombran al mundo. Viaja aSudamrica. Al Norte de Europa, y salen dele-gados y clulas de la Fratellanza hasta en fri-ca. La comunidad trata de dar un mensaje de aus-teridad e imitando a los extraterrestres, diseanun traje semejante a los uniformes de vuelo delos pilotos de ovni. Se trata en todo caso detener simplemente este traje para todo el ao,evitando as el gasto y el despilfarro de la moda.Por otra parte los seores del espacio diseanun sincronizador magntico, que al parecerfacilita la comunicacin con ellos. Se trata de uncorindn sinttico cortado en forma piramidal, seincrusta en un sol de oro, facilitando as la comu-

    nicacin con los seres superiores y el magnetis-mo de quien lo lleva puesto.Eran tiempos de entusiasmo. Fruto de estosconocimientos se instruye a lo seguidores de laFratellanza, en bioenergtica y enGeobiopsicoterapia y Eugenio nos ensea tc-nicas, empleando la pirmide, a fin de energeti-zar los alimentos. Tambin se nos ensea laalquimia del agua, para sanar a los enfermos.Como he citado fueron tiempos que todos nos-otros recordamos con aoranza. Aquel, hombre, compenetrado por Adoniesis,compone una msica especialmente bella, quetodos hacemos sonar en nuestras casas. Todoslo consideraban como un verdadero padre,entregado y abnegado en un proyecto utpico yentusiasta.Pero estas satisfacciones tambin traan consi-go tremendas desilusiones para Eugenio. Noexiste en el mundo papel mas duro que el serguru. Lo digo por experiencia. RealmenteSiragusa tuvo que sufrir lo indecible para sopor-tar tantos miles de personas, consultndole ton-teras, requirindole para miles de simplezas yproyectando sobre l, todas nuestras frustracio-nes.Por otra parte, la misma seduccin que causabaentre seres predispuestos en estos conocimien-

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 16

  • tos, era contrastado por grupos racionalistas ytradicionalista, que sobre todo en Italia, y con lainfluencia de la Iglesia, se conjuraban parahacer callar la voz del Mensajero de los extra-terrestres. Por aquello das muere de hambre una nia enItalia, fruto del dogmatismo de unos padres

    vegetarianos y equivoca-dos en sus planteamien-tos. Como era previsible,este delito le cae encimaa Eugenio, que con todacerteza nada tiene quever con el asunto. Pero laprensa utiliza el sensacio-nalismo para sus ndicesde audiencia y no podaser de otra manera.Dentro de la comunidadsurge casi simultnea-

    mente una denuncia por parte de un matrimonioLesly y Kelly, que acusa a Eugenio de haberabusado sexualmente de la joven. Todo parecaponerse en contra de aquel bello proyecto devida y de convivencia.Cierto da Eugenio se encontr con un hombreviejo en la plaza de Catania. Aquel anciano tenaalgo especial. Se le qued mirando a la vez quevarios nios le pedan una limosna. El anciano ledijo:No ves que te estn pidiendo ayuda?

    Eugenio entr en una tienda de dulces y comprunas golosinas que entreg presuroso a losnios. Pero al salir, el anciano no estaba.Record aquella mirada a la vez que algo seremova en su interior. Ciertamente aquel hom-bre no le era desconocido, pero por ms quedaba vueltas, no recordaba de que.Pasaron pocos das, cuando llamaron a la puer-ta de su pequeo refugio en el Etna. Era elanciano que tanto recordaba.Sintese buen hombre y coma conmigo

    Eugenio se dispona a comer espagueti. Tomuna tremenda cantidad de ellos para ponerlosen el plato del anciano, pero este replic:El hombre debe comer para vivir y no vivir para

    comer. El anciano tom el pan entre sus manos y lo par-ti de una manera especial.No te acuerdas de mi, querido hermano?

    Las lgrimas llenaron el rostro de Eugenio,puesto que aquel hombre no era otro que el pro-pio Pedro, el discpulo de Jess. Aquel encuentro removi el espritu de Juan queviva en Eugenio y el espritu se le llen de gozoa la vez que de tristeza, puesto que el PrncipeDurante; que as se llamaba el anciano, le anun-ci que iba a ser atacado y encarcelado en losprximos das.Eugenio con una tremenda tristeza, avis atodos los delegados para que se disolvieran, portemor a que el zarpazo del mal pudiera sacudira sus queridos seguidores. Se despidi deMiguela, que por aquel entonces estaba yaembarazada y se dispuso a ser castigado, comole haba anunciado Durante.

    El 25 de Noviembre de 1978 Eugenio Siragusafue encarcelado en Catania. Aquellos das fue-ron terribles para Miguela, que encinta y con suesposo en la crcel tuvo que pasar una de laspruebas ms duras que haya pasado en su vida.Eugenio por otra parte, vea como siendo elmismo mensajero de los extraterrestres, debapasar un tremendo calvario, no por los delitosque le achacaban, sino por haberse enfrentado,como los hroes a los poderes dogmticos yracionales de una civilizacin terca y atada a latradicin irracional.Todos los seguidores en todo el mundo envia-mos centenares de actas notariales, para dartestimonio de Eugenio Siragusa, pero nadapoda evitar esos meses en los que dio con sushuesos en la crcel.Precisamente en la penitenciara ocurrieron

    EUGUENIO SIRAGUSA 17

    PRINCIPE DURANTE

  • cosas tremendas que los presos de aquel tiem-po difcilmente podrn olvidar. Fueron varias las veces que los celadores per-sonales de Eugenio tuvieron que ser cambia-dos, por ver como seres altos y vestidos contraje de vuelo entraban impunemente por lapuerta de la celda.

    El propio alcaide suplic a Eugenio que hicieralo posible para que dichos seres no aparecieranpuesto que peligraba su puesto de funcionario.Las primeras semanas fueron angustiosas,puesto que en la crcel se haba corrido la vozde que haba sido el responsable de la muertede la nia antes aludida y la mafia no perdona-ba esta clase de delitos. Sencillamente estabaamenazado de muerte. Eugenio, no sala paranada de su celda puesto que peligraba su vida. Unos gritos lastimeros durante varios das,movieron el corazn de nuestro hombre, quefinalmente acudi a socorrer a un preso queestaba en la celda contigua. Era un jefe de lamafia. Siragusa, que era un maestro en osteo-pata, cur la espalda del mafioso y este agrade-cido se interes por su historia. Se hicieron ami-gos puesto que finalmente se haba aclaradotodo el mal entendido. Desde aquel momento lavida en la crcel fue ms llevadera. Hasta elpunto que Eugenio al salir en su da dijo: En lacrcel he conocido la verdadera fraternidad.Haban pasado seis meses. Un amanecer, unovni aterriz en el huerto de la prisin ante elestupor y el pnico de los carabinieri que esta-ban de guardia. Al da siguiente Eugenio aban-don la crcel.El juicio demostr que Eugenio era inocente detodo cuanto se le haba acusado. Pero nadiepoda devolver el dolor que Miguela y Eugenio

    haban pasado. Nadie puede imaginar la angus-tia y la soledad que vivieron estos seres enaquel momento. Son estos momentos de dolorlos que sin duda compensan los posibles erro-res humanos que Eugenio haya cometido en suvida. Pero todos los investigadores del fenme-no extraterrestre debemos ser agradecidos aquien, con su vida y su testimonio allan nues-tro camino y nos mostr la senda del conoci-miento. Seran miles las ancdotas que pudiera contarde la vida y milagros de este hombre, pero de laprend que es ms importante el mensaje queel propio mensajero, por tanto voy a transcribiruna serie de mensajes y testimonios de losseres con los que contact a fin de puedan vds.,juzgar su obra y sus valores ticos.

    La dimensin mesinica de la obra de EugenioSiragusa, aparece ntida y clara en su despedi-da. Su formacin cultural, atada a los valorescristianos, refleja un lenguaje propio de perso-nas influenciadas por el conocimiento de la obrade Jess el Cristo. En su comunicado de despe-dida se puede ver asimismo la ternura de suspalabras y el cario que profesaba a sus segui-dores.Terminada la primera y segunda parte de suobra, el Anunciador, en el da sealado, redactuna comunicacin que mand hacer pblica entodos los idiomas a travs de los operadoresdifundidos por el Planeta. Este era su contenido.

    A todos los amigos y estudiosos, a los simpati-zantes del Centro Studi Fratellanza Csmica, alas Secretaras nacionales y extranjeras: ElCentro Studi Frtellanza Csmica ha cumplidosu cometido y se encuentra en su eplogo.Cuanto se deba decir ha sido dicho y cuanto sedeba hacer ha sido hecho. Gracias al deseosuperior y a todos los que, con abnegacin y fra-terno amor, han contribuido al cumplimiento deesta poderosa misin. Gracias, tambin, a todosaquellos que nos han procurado sufrimientos yamarguras, porque con ello nos han estimuladoms a ser fuertes, fieles y perseverantes hastala meta que hemos alcanzado despus de 26aos de duros sufrimientos. Ahora, slo nosqueda esperar el eplogo de un proceso hacetiempo iniciado. Con el presente comunicadocesa la publicacin del opsculo, as como loscontactos epistolares y personales con el Centro

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 18

    LA DESPEDIDA DEL ANUNCIADOR

  • y con las Secretaras, delegaciones provincia-les, comunales y nacionales, italianas y extran-jeras, que el Fundador considera desligadas detodo vnculo operativo. La valerosa obra delCentro Studi Fratellanza Csmica, podr serciertamente reconocida slo cuando la ensean-za recibida sea puesta en fermentacin en lamente y en el corazn de los hombres e ilumina-da por la luz de las verdades eternas. ElFundador del Centro Studi Fratellanza Csmica,Eugenio Siragusa, no participa ni se consideraresponsable de cuanto se pueda decir y haceren nombre del Centro Studi FratellanzaCsmica, que, por haber cumplido su misin,est disuelto y ya no es operante.Agradecimiento a todos aquellos que se hanprodigado llevando adelante una obra que eraimposible no alcanzase el omega: Nos congra-tulamos de que hayis sido levadura de sabidu-ra y sal de sabia justicia, de verdadero amor yfraternidad. Queremos, del mismo modo, espe-rar que todos los que han odo y visto, conser-ven intacta en sus espritus la felicidad de haber-se aproximado al concepto sublime de la vida yde su real significado en la construccin divina.Cuando la noticia se difundi, unos se sintieronhurfanos sin la pequea cscara que les habaprotegido de la intemperie. Otros, se vieron frus-trados en sus maquinaciones, porque se habanpartido puestos importantes en el futuro.Algunos no podan comprender que elAnunciador hubiera disuelto tan repentinamenteel nico vehculo operativo que exista. Tambinhubo quien hizo caso omiso del comunicado ysigui operando por su cuenta, apoyndose enun nombre y una obra que no le pertenecan.Slo quienes haban hecho suya la verdad,comprendieron que haba llegado le momentode abandonar la casa y comenzar a hacer elcamino solo para prolongar la accin del que leshaba precedido e iniciado en la luz:

    Despus del anuncio de la disolucin del CentroStudi Fratellanza Csmica, en su dimensinoperativa tridimensional, el Anunciador convocjunto a s a todos los operadores esparcidos porlos cuatro ngulos del mundo. Cuando todoshubieron llegado para celebrar con l la nuevaPascua, les habl:Ha sido dicho y escrito: Por sus frutos los cono-ceris, y ha llegado el tiempo en que los loboshambrientos, disfrazados de mansos corderos,se han infiltrado en nuestras filas para disuadir,corromper, tentar, destruir, con las sutiles artes

    de su patrn, a aquellos que obedientes a losDivinos Deseos, han escogido servir a laVerdad.

    Es necesario estar despiertos en la conscienciay en el espritu para saber reconocer y distinguira los astutos siervos del mal, pero quien estvivificado por la Luz de Cristo, no podr serengaado nunca.El Centro Studi Fratellanza Csmica, ha sido unmovimiento mesinico que todo el mundo cono-ce y en esta hora de grandes tentaciones, susOperadores tienen el preciso deber de poner enguardia a las almas simples contra la astucia delos lobos, para evitar la dispersin y la confu-sin.Muchos son los llamados, pero pocos los ele-gidos, tambin ha sido dicho y escrito. Muchosde aquellos que hubieran podido y debido servira la verdad, segn la invitacin recibida delCielo, se han desviado del Sendero haciendouso de la confianza depositada en ellos. Ennombre del Centro se han divulgado comunica-dos, dado conferencias, redactado opsculos,mantenida correspondencia de contenido muydiscutible y completamente diferente a los realesvalores del Centro Studi Fratellanza Csmica,contraviniendo los principios fundamentales denuestra obra, desviando la atencin de los estu-diosos del sendero de la Verdad.Confiamos en vuestra madurez para que sepiscomprender y aceptar con espritu sereno nues-tra invitacin fraterna a la prudencia y a la cordu-

    EUGUENIO SIRAGUSA 19

    CONSOLADOREL APSTOL JUAN

  • ra y, sobre todo, a saber valorar con la conscien-cia despierta, la Divina amonestacin que, a tra-vs de nuestra voz, os llega. Sed prudentes,hermanos, y corregiros para que el maligno noos encuentre adormecidos y os aprisione en susredes.El Centro Studi Fratellanza Csmica ha puestotrmino al ciclo inicial concerniente a las ense-anzas bsicas que nos fueron amablementeconcedidas por los Hermanos Superiores enmisin sobre la Tierra, segn la Voluntad de laFuerza Csmica Creante.Se termina as un periodo muy fecundo paratodas aquellas almas que, con buena voluntad,han recibido el amor grande e ilimitado que hadescendido del cielo a la Tierra. Quien tieneodos ha entendido y quien tiene ojos ha visto.Los que se han despertado en la luz de la eter-na verdad, podrn esperar ser libres,Verdaderamente libres.La dura seleccin ha separado, a los tibios delos fervorosos, el buen grano de la cizaa, gra-cias a quien ve y prev.Ahora se inicia la ltima parte, la ms importan-te y que concierne a la puesta en prctica de lasenseanzas recibidas y la cultura csmica quemira a corroborar la voluntad por el conocimien-to del ser humano operante en el edificio creati-vo csmico y su real eterna personalidad. Ello afin de que el nuevo pueblo del gran Seor de loAlto, sea digno y plenamente consciente de serel heredero de su prximo reino en la Tierra.En obediencia a cuanto la justa voluntad de laluz operante de los cielos haba dispuesto, hellevado a trmino, con la ayuda y consuelo devuestras almas, la misin confiada.Despus de veintitantos aos de paciente ope-ratividad y con la fraterna compaa de los esp-ritus vivientes y operantes en la Tierra por volun-tad del cielo, se han llevado a cabo los encuen-tros y los contactos predispuestos, a fin dedeterminar una selecta realizacin de mayorconsciencia en previsin de los acontecimientospreanunciados y apremiantes en este tiempo. En verdad la dura fatiga ha sido copiosamenterecompensada por la alegra que todava sientoen m. Las magnficas relaciones anmicas ins-tauradas en un clima de mayor despertar yconocimiento de la verdad revelada, son los fru-tos ms preciosos que han madurado con elcalor y la luz del amor ms grande de todos losamores.En este mi viaje, he podido ver la meta de vues-tro xito, un xito que os permite; ahora ms

    que nunca, sentiros realmente libres y operan-tes por gracia y poder del Dios viviente y, por suvoluntad, convertiros en la Tierra en palabra yaccin, fuerza positivamente genuina del divinoamor universal, reclamo de la justicia, de la pazy del amor y la verdad celeste y eterna.Ahora sabis que sois la palabra de aquellosque vibran al unsono con Dios y con losHombres. Ahora sabis que sois la luz adaman-tina que obra para unir el bien del cielo al dese-ado bien de la Tierra. Ahora sabis que quien osha elegido no es el hombre, sino Dios, aquel quese ha dignado encender en vosotros la llama desu amor y su verdad y que los mejores hijos ali-mentan y confortan, sostienen e iluminan a finde que seis no slo llamados, sino que seislos elegidos.Saberos en esta esfera operativa, es para mialma motivo de eterna alegra. Los verdaderos,los hijos de la llama, los precursores y los ani-madores de los divinos designios, estn y per-manecern a vuestro lado para daros coraje yconsolaros.Los acontecimientos se acercan y el tiempoapremia cada vez ms.Al invitaros a recordar que habis sido llamados;al afirmaros, todava una vez, mi fraterna devo-cin por vuestras almas, os confirmo mi despe-dida de la dimensin divulgativa de la obra quepor largos 26 aos ha tenido empeada mimente y mi corazn, en un cometido que el cielome haba destinado en el tiempo.Con la certeza de encontraros todava en untiempo futuro, os suplico, os suplico con toda mialma; que recibis en vuestros amables corazo-nes mi fraterno e incondicional amor.Pero esta despedida no fue la ltima. Los queseguamos a Siragusa no podamos aceptar deninguna manera que nuestro Maestro nos deja-ra. Fue as, que requerimos de su ayuda y aesta despedida, siguieron otras tantas.Seguramente Eugenio se vio atado al requeri-miento de todos sus adeptos. Y en este flujo yreflujo su vida se fue desgastando sin poderlibrarse de una nueva llamada inoportuna, uncomentario jocoso y un requerimiento simple delos que le adoraban. Tal es la vida de los seresque han venido a la Tierra a ayudar al ser huma-no.

    VUESTRA INSTITUCIN MATRIMONIAL?Es una institucin blasfema y fuente de prostitu-

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 20

    SOBRE EL MATRIMONIO

  • cin si no est alimentada del carisma, primeroespiritual y luego material.A menudo, la unin entre el hombre y la mujerterrestre llega por simpata exclusivamente exte-

    rior, o peor, por intereses materiales.El desenlace de estas uniones es inevitable,porque el amor no existe.El amor vive y sobrevive, slo si el espritu esten perfecta sintona entre el hombre y la mujer.Si esto existe, el matrimonio, como vosotros lollamis, se vuelve automticamente indisolubley la felicidad es grande.El matrimonio debe ser un real complemento,una recproca fuente de seguridad y ayuda.Vuestra institucin matrimonial no respeta losvalores eternos de la Ley Universal. La adultera-cin de este inmenso bien est en vuestras cos-tumbres, en la irrefrenable lujuria, en la exclusi-va necesidad de satisfacer el sexo, en el orgas-mo progresivo de la insatisfaccin.Estos valores negativos llevan a la muerte alamor o empujan al hombre y a la mujer a prcti-cas sodomticas aberrantes. Son pocos los que,sobre vuestro planeta, estn vinculados del ver-dadero amor.

    Este problema slo atae a los pueblos de losplanetas que an no han conseguido ser unagrande y nica familia.Los nios pertenecen a todo el mundo y cadauno debe proveer para que tengan, en su liber-tad, la seguridad y la tranquilidad de sentirseamados, no solamente por los que han creadosus cuerpos, sino tambin por los que, an nosiendo consanguneos, son hermanos y herma-

    nas en la Luz de la Verdad y por consiguiente enperfecta comunin con todo el mundo.Vuestro planeta se vuelve acuciante porque osfaltan las condiciones ideales de este orden

    Universal, que ya existe en numerosos mundossegn una Verdad que vuelve libre, verdadera-mente libre.En vuestro mundo se esparcen ms y ms lasfuerzas especulativas que hacen sufrir y esto acausa del egosmo hipertrfico y de una fuerzade positividad enfermiza, que no son ni puedenser justificadas en ciertos casos. La coaccin esun mal y este mal empeora cuando la falta decomplemento pone a los nios en situacionesdainas cuando ven, oyen, deducen y sufren porestas constataciones de los efectos de unaincomprensin irremediable existente en elambiente en el que estn forzados a vivir.Sera necesario cambiar las bases sobre las quese funda la unin de dos seres dispuestos aamarse para ser instrumentos creadores. Senecesita una gran consciencia y un gran sentidode la responsabilidad en la eleccin. Pero estosvalores todava faltan en vuestra estructurasocial y moral y creo que pasar mucho tiempoantes de que consigis poner en prctica lo queya es el mtodo de vida segn la Ley en losotros mundos.

    EL ABORTO ES UN DELITO!Sabis muy bien que suprimir una vida llamada,es una desobediencia grave hacia la leySuprema de la Creacin y del Creador. Tambin sabis que existen periodos durantelos cuales una nueva vida no es llamada.

    EUGUENIO SIRAGUSA 21

    EL DIVORCIO

    SOBRE EL ABORTO

  • El animal, distintamente que el hombre, actapara hacer nacer la vida y multiplicar la especie.Lo hace precisamente durante los periodos enlos que la hembra es apta para ser fecundada(menstruacin). No es lo mismo para la mujer; durante el perio-do de menstruacin no es fecundable, esteperiodo que vara, no sobrepasa jams el spti-mo da, si la mujer tiene buena salud. Hay todava dos periodos de no-fecundacin,siete das antes y siete das despus de lamenstruacin.

    En total 21 das os permiten actuar sobre el planertico sin incurrir en perjuicios por apremio odelito.Vuestra ciencia podra, con slo quererlo, tenerla certeza de esto que yo os comunico en snte-sis, y esta certeza, evitara los molestos trauma-tismos a menudo deletreos hacia los que vanvuestras mujeres cuando recurren a medios deimpedimentos coercitivos.A menudo estas intervenciones producen des-equilibrios psico-fsico mortales.El aborto, como vosotros lo practicis, sin con-ciencia, adems de ser un delito grave haciaDios y los hombres es tambin, y sobre todo elefecto que no puede ser atrincherado por unaLey que vosotros debais conocer bien. Yo os lodigo:SERIA MUY SALUDABLE HACER EL AMORCON UN SENTIDO JUICIOSO DE LAS RES-PONSABILIDADES Y ACORDNDOOS RELI-GIOSAMENTE DE QUE VUESTRO PASOTEMPORAL EN EL MUNDO TIENE UN FINPRECISO EN LA ECONOMA DEL DEVENIRETERNO DE LA VIDA Y DE LOS CICLOSECOLGICOS DE TODA LA CREACIN.

    Cuntos son los que, en vuestro planeta cono-cen el enorme valor de la VIDA y su significacin

    real?Para vosotros, terrestres, ella puede tener nin-guna significacin y suprimirla est permitidopero para nosotros que conocemos este doninmenso de la inteligencia y con los valores rea-les que ELLA misma nos indica. La VIDA vividacomo ella debe de ser vivida y no como vosotrosla vivs es la obra maravillosa del DIOS VIVIEN-TE.ES DIOS MISMO QUIEN VIVE!El suicidio es un delito contra DIOS! No puede

    haber ninguna justifi-cacin para el querenuncia a la VIDA oque solamente se pre-dispone a perderla.Las vueltas de la LEYson muy pesadas ylos efectos de estacausa absurda extre-madamente doloro-sos.La VIDA es un donsagrado que debe ser

    respetado hasta su fin natural. Violentar la VIDAsignifica violentar a DIOS en su derecho de exis-tir para operar en su Gloria Eterna.Recordaros que EL HOMBRE ES LA INTELI-GENCIA Y QUE LA INTELIGENCIA NO ES ELALMA SINO EL ESPRITU Y QUE EL ESPRITUES LA LUZ. VERBO DE DIOS QUE SE HACECARNE.Comprended esto y estaris convencidos deque la VIDA es sagrada y que debe ser vividacualquiera que sean las pruebas que ella puedaencontrar para la Gloria Suprema de DIOS.El que se mata ser forzado a desear la VIDA ya no poder obtenerla. El errara largo tiempo,mucho tiempo en la consternacin y las tribula-cionesEs til que vosotros lo sepis!Con Amor Universal.

    CMO SE DEBE CONCEBIR UNA COMUNI-DAD DE HIJOS CONSCIENTES EN DIOSNadie es superior y nadie es inferior. El mspequeo es el ms grande, y el ms grande esel ms pequeo.La armona de las Almas debe siempre liberar lagenerosidad del uno hacia el otro, para quetodas sean como las abejas laboriosas.Es necesario tener cuidado siempre del bien ins-

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 22

    EL SUICIDIO

    LA COMUNIDAD

  • tintivo y cada cosa debe estar en su sitio justo,segn la regla de la Ley Universal: OCUPA TUSITIO CON AMOR ALTRUISTA. Es necesariopensar menos en s mismo que en los otros. Elorden viene de la armona y los dos son la resul-tante de la evolucin espiritual. La observacindel orden, as como todo lo que deriva de esteequilibrio, es necesario si se quiere obtener laperfecta armona psico-fsica de la comunidad.Donde reinan el caos, la malicia, la indiferenciay la incapacidad, tambin reinan la intolerancia yla insatisfaccin.Es necesario un valor recproco de colaboracinfraternal, espontnea, exenta de todo formalis-mo de casta, de raza y de religin.La comunidad de los Hijos Conscientes en Dios,est vivificada por todo lo que produce el BIENPOR EL BIEN.

    PELIGROSO DESARROLLO DE LA POLTICAMUNDIALContrariamente a cuanto se dice, las dos super-potencias de vuestro planeta acumulan, cadavez ms, un enorme potencial destructivo.Vosotros, hermanos de la Tierra, desconocis larealidad que os sobrepasa, porque nada o poco

    sabis.Vuestro planeta est saturado de potencial des-tructivo, cada vez ms sofisticado y con varian-tes extremadamente apocalpticas.Las dificultades econmicas siempre crecientesy en fase catica, estimulan a muchos jefes deestado a coordinar una poltica peligrossima.Las carencias energticas y alimentaras serevelan graves; y no menos graves son las dis-tonas neurnicas de numerosos cerebros queestn a punto de ser plenamente embestidospor una peste mortal (ARBAR), es decir, distona

    progresiva de los circuitos neurnicos, y poreste motivo, total locura destructiva, furia anima-lesca, impelente instinto de matar y de matarse.No habis querido escuchar nuestras llamadasni nuestras fraternales y amorosas amonesta-ciones. Ahora os encontris en una encrucijadabastante difcil para poder escoger el mejorcamino.Tenemos conmiseracin por todos los que hanpreferido quedar insensibles y apticos a nues-tras advertencias, repetidas muchas veces. Ahora estis obligados a deber afrontar el puntohipercrtico, que no ser fcil superar si noempeis la totalidad de vuestras fuerzas, ani-madas por una voluntad y una fe sobrehuma-nas. Si ponis en prctica una poltica menos edifi-cante que las que os han llevado a estos obscu-ros caminos, el gnero humano desaparecerde la Tierra.

    La violencia, que destruye el anhelo a la vida;que empuja a matar, a matarse, a destruir y adestruirse.Muchos juegan con la vida de los jvenes,empujndolos a volverse asesinos y a lanzarseviolentamente contra s mismos.

    EUGUENIO SIRAGUSA 23

    LA POLTICA TERRESTRE

    A LOS POLTICOS DE LA TIERRA

    Asthar Sheran. Jefe Santo. La equivalencia religiosa de San Miguel.Que estuvo en contacto con Eugenio

    Siragusa

  • Esos brutos escondidos que incitan y alimentaneste sanguinario conflicto que ha producidomucho dolor y ha fermentado mucha amargura.Os hemos dicho ms de una vez de tener elmximo inters con vuestra juventud, a fin deevitar manipulaciones para metas bastantesiniestras y desarrollar artes diablicas.No nos habis escuchado, os habis quedadopasivos y hoy muchas vidas jvenes se apaganen el delirio de una muerte que no se puede y nose debe en ningn modo justificar.Muchas palabras, y otros tantos simposios vac-os de contenido moral y espiritual hacia la juven-tud desesperada y afligida, infeliz porque estdeseando ver un mundo mejor saturado debelleza y de paz, vivificando de fraternidad yamor, pero es verdad que a estos anhelos suyosprevalecen motivos de intereses y de poderes,que slo son capaces de hacer desaparecer lavida y de desarrollar el odio y la venganza. Vuestra juventud es la primavera del maana, yser slo primavera si la tempestad del mal noprovocara la marchitacin completa y el seca-miento total del fruto que le podra llevar a lanueva generacin.Es importante que renovis esta advertencia alfin de salvar lo salvable.Es importante tambin invitar a quien tienepoder de hacerlo, de hacer renacer en el cora-zn de los jvenes una esperanza luminosa,vivificada y sujeta de una educacin sana ycorroborada del bien inseparable de los valoresevanglicos.Queremos esperarlo.

    SED HUMILDES Y PUROS DE CORAZNQue el orgullo no se propague entre vosotros yque la arrogancia no se manifieste queriendoser el primero entre todos.Sed una sola cosa y animaros de humildad, depureza.

    No alimentis reservasmentales y sed sinceros,espontneos. El temorde tener estas virtudeses la ignorancia.Vosotros debis ser adul-tos en vuestros conoci-mientos, pero nios envuestros corazones yhumildes en vuestrasAlmas.

    Sed humildes y aprended si queris ser maes-tros de vida. Si no aprendis: qu podrisensear a los que os piden conocimiento de viday de verdad?Que cada uno tienda sus manos hacia el otrocon una sincera sonrisa y con amor sincero ensu corazn.Vosotros debis esforzaros en realizaros y estarlistos para heredar un sitio en un mundo mejor.Sed humildes y puros de corazn. Amaros converdadero amor y no tengis ninguna reserva endemostrarlo.El bien debe reinar en vuestros corazones.Nosotros os queremos como nosotros somos.Sed humildes y puros de corazn.

    Sembrad en el corazn de los hombres. Hacedfecundar la Luz de la Verdad del tiempo detodos los tiempos.Sed solcitos. En el regazo de este tiempo yaceel Grande, Glorioso Advenimiento tan esperadoy deseado por los sufrientes, por los afligidos,por los perseguidos de la justicia, del odio, deldesamor.Sed solcitos, hermanos y hermanas que vivsen el mundo por el santo deseo de Aqul queEs. Sed solcitos.Perseverad y no prestis atencin a los quequieren retardar el renovamiento; la Luz de losCielos rodea vuestros espritus de fuerza y devalor, de gran esperanza y de divino amor.Nuestra presencia es constante y la SupremaVoluntad del Espritu Creativo est en nosotros,para que sea demolido lo viejo y edificado lonuevo, para alegra de todos los que han credoy esperado en las promesas hechas por elUngido de Dios.Sed solcitos. Todo est listo.Sembrad para hacer germinar, por amor deAqul que Es y os ama.

    Estad unidos interiormente ms que exterior-mente.Estad unidos en el Espritu porque vuestra fra-ternidad es real en el Espritu y aparente en lamateria. Los valores transitorios que la vida de estemundo os ofrece, nunca deben disuadiros deesta realidad, ni deben sustraeros de la certitudde ser UNA SOLA COSA a los ojos de Aqul

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 24

    A SUS SEGUIDORES

    SED SOLCITOS!

    SED UNA SOLA COSA

  • que Es.Los afectos y los lazos exteriores son cadenasque aprisionan al Espritu y lo limitan en Su liber-tad.Si vosotros conocis la Verdad, tambin debisconocer que el posesivismo de las cosas transi-torias, y llamadas a mutar, crean lmites y penas,sufrimientos y excitaciones.Estos condicionamientos son dainos para laautorrealizacin espiritual, desorientan el deseodel Espritu en su aspiracin a la consciencia ya la libertad, la verdadera libertad.Sed una sola cosa.

    Vosotros terrestres os obstinis en no quererconocerla, porque no es cmoda, porque nopodra consentiros ms de hacer lo que hacis,de actuar como actuis, de vivir como vivs.La Verdad os hara libres, buenos, honestos,conscientes, generosos, altruistas, amorososlos unos con los otros, fraternos y laboriosos enproducir el bien y solamente el bien, pero todoesto no lo queris, y odiis la Verdad.Decs amar a Dios, pero no aceptis sus Leyes,porque son leyes de verdad. Rogis, y al mismotiempo ments; peds, pero no dais nada a quienconcede. Para vosotros el odio es ms fuerteque el Amor, y el mal ms fuerte que el bien. Noqueris ser libres, prefers no serlo, porque noqueris ser hermanos, sino enemigos; no que-ris practicar el bien, sino el mal; no querisamaros, sino odiaros.Y los temores os atenazan, cada vez ms. Eldolor os azota y la desesperacin os postrahasta la extrema exasperacin.Tratad de conocer la Verdad, porque solamenteella os podr liberar de toda molestia y de todotemor.PAZ

    Desde la astronave Cristal-Bell.Observamos vuestros esfuerzos y vuestrogenuino y fraterno inters hacia el prjimo, haciaaqullos que son obligados a sufrir la salvajeviolencia de los tiranos, y de los verdugos de

    vuestro tiempo.Sabemos tambin cuan dif-cil es modificar los actualesestmulos de animalidadsanguinaria, de odio, deinjustificables violenciascada vez en fase ms cre-ciente.Nosotros estamos trabajan-do para evitar lo peor en elsentido global, sin ignorar la

    trgica eleccin vuestra, capaz de determinar ladesaparicin de la vida sobre vuestro planeta.Confiamos este breve mensaje a nuestro solci-to emisario, con el fin de que llegue hasta vos-otros y os lleve nuestra admiracin y nuestra fra-terna benevolencia.

    El germen de la violencia viene inculcado avuestros nios a travs de las pelculas que coti-dianamente programis y hacis entrar en cadacasa con la televisin.

    UN MTODO SUTIL DEL MAL, QUE NUTRE ELMAL.

    Un sistema para volver a vuestros nios irrita-dos, siempre psicolgicamente preparados paracombatir, para ver en el prjimo un enemigopotencial, para suscitar odio, venganza y nutrir-se de imgenes de muerte y destruccin.As crecen, estimulados con aquello que les hanenseado para sentirse fuertes, invencibles conla violencia ms que con el amor.Una tcnica especulativa que transforma lagentica positiva en negativa, transmitiendo de

    EUGUENIO SIRAGUSA 25

    SLO CUANDO SE CONOCE LAVERDAD SE ES LIBRE DE TODO

    TEMOR.

    EXTRATERRESTRES AMNISTAINTERNACIONAL.

    MEDIOS DE COMUNICACINATENTOS!

  • padre a hijo las imgenes indestructibles decuanto permanece grabado en la rueda memo-rial.Este es un gran mal que hacis a vuestrosnios, herederos de una civilizacin irresponsa-ble y sembradora de muerte y de destrucciones.La violencia crece con vuestros hijos porquesois vosotros a desearlo.

    Los supervisores o programadores de vuestrosdelictuosos y dolorosos acontecimientos polti-cos, cientficos y blicos, sabis muy bien quie-nes son y dnde estn.Las tensiones y la violencia son suscitadas porclculos precisos que surgen de los cerebrossupervisores o programadores en posesin delas dos mayores potencias de vuestro planeta.De estos institutos parten las fuerzas corrupto-ras que envuelven a hombres y pueblos paraponerlos al servicio de una estrategia, cuyosefectos han sido previstos, a priori. La corrup-cin es el denominador comn que desarrollalos valores de la fuerza deseada para alcanzaruna meta deseada.

    Tenemos la posibilidad de observar, desde muycerca, los planes de estos institutos con poderesabsolutos y con disponibilidades ilimitadas demedios. La conquista o no de un poder poltico,econmico o cientfico depende del mayor omenor bienestar de estos supervisores o progra-

    madores. Una revolucin o una guerra fra ocaliente, es programada, fermentada, y desarro-llada por ellos.Su poder de corrupcin est, diablicamente,corroborado por una enorme disponibilidad dedinero o por privilegiada concesin de fuerza yde dominio. Los hombres corruptibles son susmejores colaboradores y les conceden asisten-cia, proteccin y seguridad de movimientos entodo sentido.Si el programador decide la muerte de un jefe deestado, sta no puede no suceder. En vuestroplaneta se dice: EL FIN JUSTIFICA LOSMEDIOS.Los supervisores conocen ya el fin cuando deci-den solicitar al programador el medio con que sedebe actuar para alcanzar la meta, el objetivoque se han prefijado.Tenemos elementos y conocimientos suficientespara poder actuar en el momento justo y elimi-nar desde sus cimientos este pernicioso mal.Como ya os hemos dicho, muchas veces, nues-tras fuerzas estn atentas. Estamos esperandoque un cierto proceso se desarrolle segn losplanes de los divinos maestros que nos guan ynos sostienen en esta obra de Amor y deJusticia Universal.Nuestros operadores en la Tierra son numero-sos y fieles en su misin. Tratad de predispone-ros, porque nadie sabr ni el da ni la hora denuestra intervencin.La verdad es que esto suceder con certeza y laliberacin ser segura.

    Fueron miles los mensajes y las recomendacio-nes que enviara Eugenio Siragusa a los distintospoderes de la Tierra. Ocuparamos mucho espa-cio si queremos publicarlos todo. Baste estepequeo testimonio para rendir un homenaje aeste hombre que dedic toda su vida a testimo-niar su verdad. La que le toc vivir en su tiempoy a la que fue fiel hasta el final.Los que tuvimos el placer de conocerle llevamosdentro el recuerdo de un gran hombre, que seadelant a su tiempo en ciencia y en conciencia.Libros consultados:

    Siragusa el anunciador de Victorino del PozoOpsculos de la Fraternidad Csmica

    RIGEL / REVISTA ESOTERICA - 26

    LOS MONSTRUOSOS CEREBROSQUE GOBIERNAN EL MUNDO.

  • EUGUENIO SIRAGUSA 27

    ENTREVISTA HECHA POR Giuliano FalcianiTRADUCIDA AL ESPAOL Santiago Carballo.

    Giuliano) Hemos venido a Sicilia para ver a Eugenio Siragusa, contactado por seres deotros mundos desde los aos 60. Los ha visto fsicamente muchas veces, y de ellos ha reci-bido importantes comunicaciones para la Humanidad entera.Le agradecemos el tiempo que nos concede para esta entrevista.

    Eugenio) Siempre a disposicin.

    G.) Hablemos del Apocalipsis. Muchos creen que todava est por llegar. Qu piensas tsobre ello?E.) Efectivamente, estamos apenas en el inicio del Apocalipsis y eso se ve; lo que sucedees terrorfico. Todava tiene que venir lo peor. Ha sido dicho: "Yo me he arrepentido dehaber creado al hombre, Yo lo destruir". Esto lo ha dicho Adoniesis, Adonai, es decir, elCreador del Sistema Solar. Quin ha ledo alguna vez el Apocalipsis, lo que contiene?Quin lo ha publicado? Quin ha hablado sobre l?, el Papa? No!El Apocalipsis lo ha escrito un hombre llamado Juan el Apstol, que proceda de Jpiter;era hijo de Jpiter, no de Cristo. De hecho l ha heredado la Humanidad, no Pedro, porquePedro lo ha traicionado; Juan no. Mi Padre es Jpiter, no Cristo.G.) Ests hablando del primer Sol del sistema solar?E.) El fundador csmico del sistema solar, este es Adoniesis.G.) T crees que Jpiter, en un futuro, podra convertirse de nuevo en sol?E.) No sera nada extraordinario, puede hacer esto y ms.G.) Se habla con frecuencia de los elegidos. Qu es la eleccin, quines son los elegidosy quines son los llamados y, sobre todo, qu tienen que hacer para ser elegidos?E.) Para ser elegidos es necesario ser llamados; despus, educarse y tener concienciaespiritual de la verdad, no solamente psicolgica mental, sino espiritual. La eleccin com-porta un enorme sacrificio de comportamiento en la vida.G.) Por lo tanto, los llamados son muchos y los elegidos sern pocos.E.) Muy pocos; los llamados eran bastantes, unos seis millones, mientras que ahora sonalrededor de seiscientosmil.G.) Continuarn disminuyendo. E.) A Adoniesis le bastara solamente un macho y una hembra para repoblar la tierra yhacer el nuevo cielo y una nueva tierra. A mi me ha dado un programa bien preciso que esel de estimular al mximo a la gente para que sea consciente de la justicia divina.Se ha hablado de amor, pero no hay amor sin justicia. La justicia es el amor.G.) Por lo tanto, ser el valor ms importante?E.) Claro, el valor ms importante, de qu sirve