Top Banner

Click here to load reader

15 Bourdieu

Dec 25, 2015

ReportDownload

Documents

maxhado

15 Bourdieu

  • 4 1,

    s T

    Con la direccin de

    Pierre Bc1

    e Fr e

    Fondo de c- tura Econmica

    9

    LABORATORIO

    10 copias

    OBLIGATORIO

    www.serviciosdelcecso.blogspot.com / [email protected]

    Por trabajos: [email protected]

    Fotocopiadora: 2410 6720 (208 / 218)

    Material disponible en los Servicios del CECSo

    Cantina & Cafetera: 2410 6720 (220)

  • ms, para ver qu pueden hacer con los grandes pesas. pesados que somos nosotros. [Risas. Ruidos en el pasillo' Es cierto. Pero es cierto. Cuntos hay como yo?, Y pienso que todava tengo suerte porque... bueno, me doy cuenta de lo que tengo; hay que saber lo que uno todava tiene. El telfono funciona perfectamente en casa, en fin, todava llevo una vida muy activa...

    Pero qu es lo que prefiere? Lounz B.: Ya estoy harta, querra un rincn tranquilo en un asilo de ancianas...

    En un asilo de ancianos? Lounz B.: [Tono bajo.] Ah, s... Una ya no tiene ms que eso. No demasiado lejos para que cuanto menos puedan Ir a verme...

    .5Z en Pars...

    Louisz B.: S, o cerca de Pars... [silencio]. As que creo que es lo que van a analizar maana; con tantsimas recomendaciones de mi sobrina. [Imita su voz.] "Sobre todo, eh, no deje pasar lo que le propongan." Por qu me meto! Como si hubiera recurrido a ella para vivir... Pese a todo, ayer, como empezaba a hartarme, le record que hice dos aos de sanatorio en 1938, sin que se supiera! As que le dije: "T sabes que si es por coraje, lo tuve; por lo tanto, es suficiente', y un da le digo: "Mira, nadie se atrevi nunca a decirme lo que t acabas de decirme", y me parece que ah se dio cuenta de que se le haba ido un poco la mano. Hay que reconocer que orse decir eso hace mal.

    Cul es la profesin de ella? A qu se dedica? Lame B.: Ah, hace psicologa. S [risas]. Usted sabe, no es un ejemplo... psicologa. Adems no sigui -en realidad, no necesitaba trabajar-, su marido tiene una situacin que le permite vivir, as que algunas veces yo me ocupo -demasiado- de sus hijos. Pero en fin, hay otros, as que veo a los otros... Incluso esta maana, mire, un llamado telefnico de Monrpellier: es una de sas, de las que una llama sobrinas por eleccin. Ayer era de Rouen, cmo decir, era una amiga de

    Cannes, eso es. As que hay que ver todo lo que una tiene todava. No slo pensar en cmo saldr del paso.

    [Entra un enfermero: 'Buenos das, la vuelvo a molestor1 LOUISE B.: Qu quiere?

    [El enfermero toma el diario que un visitante le dej a Louise y sale".

    Febrero de 1992

    de sus hijos que no vive lejos. No es ase, cada uno tiene su vida organizada. No, no, no, es... Y rni cuada lo entiende muy bien, me llama por telfono muy segui-do, muy amablemente, y me pregunta cmo estoy, todo eso porque se da cuenta de que hago lo que puedo, pero no la molesto. No, no... Le puedo asegurar que me obsesiona no...

    Nos hacen vivir...

    Y de dnde le viene esa obsesin por no moles-tar? Justo usted, que en su profesin siempre se ocup de los otros.

    lounz B.: Bueno, justamente porque vi lo que era malestar a unos y otros, qu van a hacer con una vieja abuela? Qu? No, vea... Nos hacen vivir, porque un poco se trata de eso, pero no s si se le puede decir "vivir" [risas]. Dse cuenta de que me gusta leer, me gustan las palabras cruzadas, vienen, le aseguro, fcil-mente, llaman, un "Scrabble"; en fin, cuando tengo un televisor que no funciona y adems... no, porque tengo sobrinos, pero lo que se llama sobrinos por eleccin; o sea, hijos de amigos, para los que soy una ta. Entonces hay un matrimonio que me llam por telfono hace dos das y l me dijo, bueno: "Escchame, te llevamos el te-levisor de mi suegra", as que tengo un hermoso tele-

    i26 visor que funciona bien, y desde la cama puedo... eso es. Con lo cual, amablemente, muchos tratan de com-placerme. (Se le arrebata la voz.] Pero hay otros que comprenden mucho menos cmo son las cosas. [Voz Irritada.) Y que creen entender todo, manejar todo, organizar todo [imita su voz autoritaria], "Por qu usa esos zapatos?" Si viera... Oh, ayer fue dramtico! Con esta sobrina, verdaderamente, tiene una manera de juzgar todo lo de una, tiene 40 aos...

    Es la bija de otro hermano? No la bija del que vive en La Rochelle? Loursz B.: Oh, est grabado, cuidado, oh, sil

    [Muy inquieta por su futuru y "sacudida" por la visita de su sobrina, Louise B. procura no decir dema-siado y pide hablar sin que la grabe; luego de una interrupcin, proseguimos.] Lansz B.: Y entonces mi hermano y mi cuada, bueno, mi cuada es muy discreta. Justamente, hace un rato la asistente social me dijo por telfono que maana se van de viaje, as que pasan por Pars y hay una reunin con la asistente social y adems no s quin, no s quin

    Con una anciana

    Comprender Pierre Bourdieu

    N o querra hacer aqu demasiados sacrificios a reflexiones tericas o metodolgicas slo destinadas a los investigadores. "No hacemos ms que glosamos unos a otros", deca Mon-taigne. Y aunque no se tratara sino de eso, pero de un modo completamente distinto, querra evitar las disertaciones escolsticas sobre la hermenutica ola "situacin de comunicacin ideal": creo, en efecto, que no hay manera ms real y realista de explorar la relacin de comunica-y cin en su generalidad que consagrarse a los problemas inseparablemente prcticos y tericos que pone de relieve el caso particular de la interaccin entre el investigador y aquel o aquella a quien interroga.

    No creo, sin embargo, que sea posible remitirse a los innumerables escritos calificados de meto-dolgicos sobre las tcnicas de investigacin. Por tiles que sean cuando aclaran talo cual efecto que el investigador puede provocar sin saberlo, casi siempre omiten lo esencial, sin duda porque siguen dominados por la fidelidad a viejos principios metodolgicos que, como el ideal de la estandariza-cin de los procedimientos, se originan en la voluntad de remedar los signos exteriores del rigor de las disciplinas cientficas ms reconocidas; en todo caso, no me parece que den cuenta de lo que siempre hicieron, y siempre supieron, los investigadores ms respetuosos de su objeto y los ms atentos a las sutilezas casi infinitas de las estrategias que despliegan los agentes sociales en la conduccin corriente de su existencia.

    As, varias dcadas de ejercicio de la encuesta en todas sus formas, desde la etnologa hasta la sociologa, desde el cuestionario llamado cerrado hasta la entrevista ms abierta, me convencieron de que esta prctica no halla su expresin adecuada en las prescripciones de una metodologa a menudo ms cientificista que cientfica ni en las prevenciones anticientficas de los msticos de la fusin afectiva. Por eso me parece indispensable tratar de explicitar las intenciones y los principios de los procedimientos que pusimos en prctica en la investigacin cuyos resultados presentamos aqu. Con ello, el lector podr reproducir en la lectura de los textos el trabajo de construccin y comprensin cuyo producto son.' 1 . Durante las diferentes reuniones de trabajo, expuse los objetivos de la investigacin y los principios (provisionales) de la entrevista, que haba extrado de algunas experiencias que tiempo atrs haba realizado yo mismo o algunos colaboradores cercanos (en especial, Rosine Christin, Yvette Delsaut, Michel Pialoux y Abdelmalek Sayad). En cada ocasin se examinaron atentamente la eleccin de los temas y la forma de la entrevista en funcin de las caractersticas sociales del potencial entrevistado. En muchos casos, la escucha o la lectura de la primera entrevista plantearon nuevas cuestiones (de hecho o de interpretacin) que exigan un segundo encuentro. A continuacin, los problemas, las dificultades y las enseanzas halladas por unos y otros durante la realizacin de las entrevistas se sometieron regularmente a discusin en el marco de mi Seminario del Collge de France del ao lectivo 1991-1992. El mtodo se precis poco a poco en la confrontacin continua de las experiencias y reflexiones de los participantes, mediante la explicitacin y la codificacin progresiva de los rumbos efectivamente tomados.

    327

  • Comprender Comprender

    Si bien la relacin de encuesta se distingue de la mayora de los intercambios de la eidsteneil corriente en el hecho de que se atribuye fines de puro conocimiento, sigue siendo, no importa haga con ella, una relacin social que genera efectos (variables segn los diferentes parrrietrs :cliJ pueden afectarla) sobre los resultados obtenidos? No hay duda de que el interrogatorio cientfico jiI definicin excluye la intencin de ejercer cualquier forma de violencia simblica capaz de afectar las respuestas; lo cierto es que, en esa materia, no es posible confiar exclusivamente en la buenal voluntad, porque en la naturaleza misma de la relacin de encuesta estn inscriptas todo tipo distorsiones. Distorsiones que se trata de conocer y dominar, y ello en la concrecin misma de una prctica que puede ser reflexiva y metdica, sin ser la aplicacin de un mtodo ola puesta en accin de una reflexin terica.

    Slo la reflexividad, que es sinnimo de mtodo --pero una reflexividad refleja, fundada sobre. un "oficio", un "ojo" sociolgico, permite percibir y controlar sobre la marcha, en la realizacin misma de la entrevista, los efectos de la estructura social en la que sta se efecta. Cmo pretender hacer la ciencia de los presupuestos sin un afn por darse una ciencia de los que uno maneja? Hay: . que esforzarse, en especial, por hacer un uso reflexivo de las conquistas de la ciencia social para : controlar los efectos de la encuesta misma y embarcarse en el interrogatorio dominando sus efec tos inevitables.

    El sueo positivista de una perfecta inocencia epistemolgica enmascara, en efecto, el hecho de que la diferencia no es entre la ciencia que efecta una construccin y la que no lo hace, sino entre la que lo hace sin saberlo y la que, sabindolo, se esfuerza

Welcome message from author
This document is posted to help you gain knowledge. Please leave a comment to let me know what you think about it! Share it to your friends and learn new things together.